Ir al contenido principal

Entrada 1000: días aciagos

Mariela sentada en un patio en Cartagena, hace 28 años. 

Probablemente se aburran, porque el tema de mi entrada mil será repetitivo. Solo que esta vez, por fin encontré un par de fotos para ilustrar.

Hoy pienso en que la razón de ser de este blog cambió mucho. Comenzó siendo un documento para sistematizar el proceso de desescolarización. Ante una tragedia familiar, se convirtió en un diario de actividades de mis hijos para que los abuelos ausentes, pudieran saber. Y finalmente, a raíz de mi separación de Mario, por los último años ha sido un diario de mi vida como mamá y mujer. Con sus sostenidos y sus bemoles.

Hasta qué punto somos la repetición de nuestra crianza al criar, no ha sido descrito suficiente. Peleo conmigo cada vez que disciplino. Recuerdo mucho las caricias, los olores del regazo de Mariela, abrazarla en las noches con pesadillas. Recuerdo además que gritaba amenazante cuando yo hacía algo malo..."me mojo las manos!". Es decir que también me regañaba.

Pero no logro establecer una relación adecuada con los chicos. Ni con nadie. Exijo demasiado. Entiendo emocionalmente lo abusivo que fue conmigo el parámetro de exigencia de perfección que estableció mi abuelo para mi y para mi mamá. Puedo reconocer en nuestras cicatrices psicológicas el daño que causó que nunca hacíamos lo suficiente. Y aquí estoy frente a Rodrigo y Rosario, exigiéndoles lo mismo. Para todo.
Le tengo pánico a la mediocridad, como mi abuelo. Soy agresiva y violenta, como mi abuelo. Soy juzgona y feroz con las palabras, como mi abuela. Afortunadamente no pego.

No encuentro con certeza el lugar de nuestras virtudes. Sé que los tres gozaron de irrepetible inteligencia. Que mi abuela fue y es una mujer tan valiente y vanguardista, que su mundo la rechazaba. Que mi mamá era un gran trabajadora. Pero carecimos los tres de dulzura. Por eso hoy aún se me aguan los ojos cuando mi papá me llama y me habla como bebé. Lo hace! Y yo también. Aquí debajo de estas miles de capas de dureza aún queda una niña tierna contradiciéndo a una amiga en facebook que me atravesó con el comentario, "no queda nada".

Desde chiquita aprendí a defenderme de lo que más quería. Del abandono y el incumplimiento de mi padre. De la exigencia angustiosa de mi abuelo. De la dureza egoísta de mi abuela. De la diferencia de clase social con Mariela. De la diferencia de clase social en el colegio. De la soledad a punta de libros. Solo que aprendía  defenderme pero no me defendí. Todo me pasó. Y capitalicé ese conocimiento ya grande, con los abandonos, los desaires y los dolores de crecer. Con el desamor, el desánimo y la traición de amigos y amores. Creé desde pequeña unos anteojos que me permiten ver la realidad con miedo a que se rompa. Y las gafas de Utopía que creé en paralelo me muestran siempre la realidad de lo que "debería ser" no de lo que es. Y por eso nunca llego, nunca llega nadie, nunca damos la talla. Es la cara oscura de la moneda de la soñadora. No todo puede ser un sueño, ya que nunca verás nada cumplido...no se si me explico.

Y tal vez sea eso lo que me esté destruyendo desde dentro. He hecho todo lo que puedo para cambiar. Hoy le contaba a Rodri, que yo no quería tener hijos. Que ellos solo habían surgido como proyecto al encontrarme con un hombre que me dio felicidad, y serenidad y calma. Y que mi mayor defecto era no poder dotarme de serenidad y felicidad a mi misma. De siempre necesitar un regulador de comportamiento...

Estas 1000 entradas prueban solo una cosa. Que lo he intentado. Este blog está hecho para que cuando mis hijos me cobren sus dolores, las equivocaciones que se cometen y que se convierten en heridas de por vida, ante esta abismal responsabilidad de criar, sepan que yo sabía cuando lo hacía bien, cuando no, cuando como hoy me quedaba grande todo.

El mensaje es que criar requiere de una fortaleza emocional de la que carezco. Fui huérfana. Y abusada. Y abusadora. Soy víctima y victimario. Y quisiera quitarme esta carga, como Frodo. Quisiera que no me hubieran dado este anillo para cargar. Tal vez no debí tener hijos, no yo. HAsta no tener las cosas mías más resueltas. Sólo que ya los tuve y al tenerlos me compré la mayor responsabilidad, los niveles más altos de felicidad, me aumenté la autoexigencia, eché por la borda mil planes, y construí otros. Puse en pausa mi don de hacer posible. Y lo potencié. Puse en riesgo mi alegría, y me doté de una nueva. Perdí el entusiasmo y gané la energía de cambiar el mundo más rápido para que a ellos les toque mejor. Así yo rompa la vida cotidiana a veces.

Y llené mi cabeza de las contradicciones normales de vivir.

Y no se qué dice esta entrada mil, más que soy un humano. Y aunque pese mucho y parezca imposible, voy a intentar destruir el anillo llegando a Mordor.




                                    Mariela, mi mamá y yo el día de mi Primera Comunión (10 de mayo de 1986). Mi abuela se recortó a sí misma porque había salido "inmunda" la foto.

Comentarios

madame web dijo…
Que buen post...sniffffffff
Como siempre pasando a saludar.
Liseth Almeida dijo…
Esa amiga que dijo "No queda nada" fui yo.JAjaja!! Era mamando gallo. :)
Liseth Almeida dijo…
Si te atrevesé lo siento mucho. Sé que no eres un ogro. Que tu lado tierno existe, sólo que no todos tienen el privilegio de conocerlo. Love U so much!

Entradas más populares de este blog

¿Que es la desescolarización? (farenga)

Qué es la Desescolarización?
Por Pat Farenga ------------ --------- --------- ---

Esta es una práctica conocida también como aprendizaje dirijido por el interés, aprendizaje iniciado por el niño, natural, orgánico, ecléctico o auto dirigido. Recientemente, el término “desescolarizació n” ha sido asociado con el tipo de “escolarizació n en casa” que no utiliza un currículo fijo. En forma breve, defino a la desescolarización como la práctica de dar a los niños tanta libertad para aprender en el mundo como sus padres puedan tolerarlo. La ventaja de este método es que no requiere que usted, como padre, se convierta en alguien más, (por ejemplo en un maestro profesional derramando conocimiento en los recipientes del niño en una forma planificada).

En cambio, ustedes viven y aprenden juntos, buscando preguntas e intereses en la medida en que estos aparecen, y utilizando la escuela convencional “a demanda”, si es que se la llega a utilizar. Esta es la forma en que aprendemos antes de ir a la es…

Que horror!!!!!!!!!!!!!

Tomado de El Espectador

sábado, 09 de junio de 2007

En la enfermería del Colegio Nueva Granada de Bogotá, uno de los más prestantes de la ciudad, se repite la misma escena: una fila de alumnos de bachillerato aguarda con un recipiente de plástico en la mano, en el que antes han escupido, a que la enfermera deslice una tirilla de papel. Si la tirilla permanece blanca, los estudiantes suspiran y regresan tranquilos a su salón de clase. En cambio, si la tirilla se torna azul, el alumno debe someterse a un segundo examen, esta vez de orina, para descartar o confirmar definitivamente si ha consumido alcohol o cualquier otra sustancia psicoactiva.

Se trata de las polémicas pruebas antidopaje que en los últimos años saltaron de las competencias atléticas a los cuerpos de policía, a las empresas y ahora irrumpen en los salones de clase. En países como Estados Unidos, México o Inglaterra esta práctica ha provocado agitadas discusiones entre quienes defienden su efectividad para poner freno al cr…

Sobre religión, espiritualidad y otras cositas

Ultimamente pienso mucho en la educación religiosa de mis hijos. Vengo de una familia particular en este aspecto. Bisabuelo escéptico, bisabuela beata, tío bisabuelo masón y 3 tías bisabuelas espiritistas. Abuelos católicos 3 y ateo el 4to. Papás confundidos, aún. Mi papá ha pasado, y me paseó, por todas las religiones imaginables, desde hare krishna hasta judíos cristianos, y todo lo intermedio, una verdadera pedagogía de la creencia. Mi mamá peca y reza, y se echa la bendición, y respeta los curas, y nunca va a misa, pero a veces sí, y cuando va comulga.
Y entonces sigo yo.
Fui criada catolica por mi abuela. De niña, odiaba ir a misa, me daba una pereza infinita pero me tocaba. Durante toda mi adolescencia tuve la fortuna de pertenecer a un grupo católico llamado AJAM que, tengo que admitir, me hizo quien soy junto con el colegio. Otras formaciones posteriores sumaron, pero las estructuras de mi formación sin duda son dos pilares: AJAM y el CNG.
Tengo un amigo que dice que AJAM nos …