Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2012

ENTRADA 950

Este fin de semana nos salió super bonito. El sábado nos quedamos en casa, viendo pelis, jugando y haciendo poco. Por fin terminé mi escritorio y organizamos los materiales de l@s chic@s en una zapatera que usábamos en la casa anterior. Quedó super bonito! Y dan ganas de salir a pintar! Uno de estos días me iré a la muralla con los pollos a pintar la bahía. Como quede.

En fin...el sábado vimos a Pipo y Elsa (mis tíos abuelos) que pasaron por Cartgena y nos invitaron a pasar el día. Fue lo máximo. Aunque llovió y no pudimos ir a la piscina como queríamos, tuvimos una larga conversación sobre mi vida, sobre quiénes somos los que los que migramos hacia CGN y sobre cómo las familias extensas se conocen pero no se conocen. Se ven un par de veces al año, pero no saben lo que pasa. Se sorprendió de saberme. De sabernos. De entender muchos por qués que se había preguntado en silencio sin haberlos explicitado nunca. Nos tomó 35 años de dolor y silencio. Pero valió la pena. Muchísimo. Lloramos,…

Lectura muy oportuna e interesante

La Soledad y la Desolación, por Marcela LagardePosted on2012/07/02by colectivohipatia | 2 Comments
Nos han enseñado a tener miedo a la libertad; miedo a tomar decisiones, miedo a la soledad. El miedo a la soledad es un gran impedimento en la construcción de la autonomía, porque desde muy pequeñas y toda la vida se nos ha formado en el sentimiento de orfandad; porque se nos ha hecho profundamente dependientes de los demás y se nos ha hecho sentir que la soledad es negativa, alrededor de la cual hay toda clase de mitos. Esta construcción se refuerza con expresiones como las siguientes "¿Te vas a quedar solita?", "¿Por qué tan solitas muchachas?",  hasta cuando vamos muchas mujeres juntas. La construcción de la relación entre los géneros tiene muchas implicaciones y una de ellas es que las mujeres no estamos hechas para estar solas de los hombres, sino que el sosiego de las mujeres depende de la presencia de los hombres, aún cuando sea como recuerdo. Es…

Perdonen el abandono

Me excuso conmigo y con mis lector@s por la ausencia. Ando toda feliz, y todo está fluyendo: me mudé. Solo eso. Y todo eso. Mi reflexión más fuerte de estos días ha sido el valor del territorio. Trabajo en eso, con las comunidades, defendiendo territorios colectivos. Pero estos días han sido epifánicos para mi en términos de los territorios nuestros, los que nos habitan para hacernos como somos. Pasé de un nomadismo obligado y frustrante en donde me atrapó el tiempo, a una estabilidad armoniosa y rápida. Me tomo 4 días hacer una casa con cuadros, lamparas, decoraciones, flores y frutero. Ha sido un momento tan próligo y prolífico que hasta nuestra gatita Leia parió 5 gatitos.

Y he pensado y sentido profundamente los dolores ajenos: de los desplazados por la violencia, de los damnificados por los inviernos, de los embargados que pierden la casa. He sentido la alegría de mi casa, la MIA, en la que todo se hace con mis reglas, y por supuesto, las de los chicos. He sentido una intensa paz…