Ir al contenido principal

ENTRADA 950

Este fin de semana nos salió super bonito. El sábado nos quedamos en casa, viendo pelis, jugando y haciendo poco. Por fin terminé mi escritorio y organizamos los materiales de l@s chic@s en una zapatera que usábamos en la casa anterior. Quedó super bonito! Y dan ganas de salir a pintar! Uno de estos días me iré a la muralla con los pollos a pintar la bahía. Como quede.

En fin...el sábado vimos a Pipo y Elsa (mis tíos abuelos) que pasaron por Cartgena y nos invitaron a pasar el día. Fue lo máximo. Aunque llovió y no pudimos ir a la piscina como queríamos, tuvimos una larga conversación sobre mi vida, sobre quiénes somos los que los que migramos hacia CGN y sobre cómo las familias extensas se conocen pero no se conocen. Se ven un par de veces al año, pero no saben lo que pasa. Se sorprendió de saberme. De sabernos. De entender muchos por qués que se había preguntado en silencio sin haberlos explicitado nunca. Nos tomó 35 años de dolor y silencio. Pero valió la pena. Muchísimo. Lloramos, nos abrazamos, nos dimos cuenta que nos queríamos y nos importábamos muchísimo más de lo que nuestras acciones mutuas demostraban.

Fue un reencuentro familiar de una familia que nunca se supo perdida. Lastimosamente los quiebres de información, en este caso tienen responsables. Hay una parte abiertamente mal intencionada, exagerada, cruel y negativa. Históricamente conocida como disociadora e hipócrita. Pero además hay una parte que tomó la verdad de esa parte como verdad absoluta, aún sabiendo de sus características. No se preocupó nunca de indagar, de saber por sí misma y con sus propios ojos lo que estaba sucediendo. Y en ese letargo perezoso de buscar, de saber en esa especie de amnesia autoinmune, causaron mucho dolor con el silencio cómplice. Por último estoy yo que aunque tengo personalidad de locomotora para unas cosas...para otras soy una vil hueva. Nunca me di a concer lo suficiente para que quienes escucharon lo malo tuvieran un criterio. Al contrario, con mi actitud rebelde, mi pelo, y mis acciones (union libre, hijos desescolarizados, etc) lo que hice fue constatar una serie de prejuicios sobre mi que aunque desconocía, pude haber podido sospechar.

Me alegré mucho que fueran solo 35 años. Suena extraño. Pero es cierto. Pudieron haber muerto creyéndome una harpía loca. Pudieron haber excluído y mantenido a mis hijos apartados como alguna vez me pasó a mi, e imagino a mi mamá...

Pudo haberse repetido la historia. Pero no lo hizo. El amor fue más fuerte.

Comentarios

Zinnia Muñoz dijo…
Las familias son de lo más jodido. En la mía todo se tapa, nada se habla de frente, los problemas son para ocultar pocas veces para resolver en conjunto, casi nadie se la posibilidad de conocerse, todo se supone... Y al igual que tú he sido "oveja negra"

Hago el intento en mi familia pequeña para construir un tipo de relaciones más honestas y sanas, positivas y constructivas.

Entradas más populares de este blog

¿Que es la desescolarización? (farenga)

Qué es la Desescolarización?
Por Pat Farenga ------------ --------- --------- ---

Esta es una práctica conocida también como aprendizaje dirijido por el interés, aprendizaje iniciado por el niño, natural, orgánico, ecléctico o auto dirigido. Recientemente, el término “desescolarizació n” ha sido asociado con el tipo de “escolarizació n en casa” que no utiliza un currículo fijo. En forma breve, defino a la desescolarización como la práctica de dar a los niños tanta libertad para aprender en el mundo como sus padres puedan tolerarlo. La ventaja de este método es que no requiere que usted, como padre, se convierta en alguien más, (por ejemplo en un maestro profesional derramando conocimiento en los recipientes del niño en una forma planificada).

En cambio, ustedes viven y aprenden juntos, buscando preguntas e intereses en la medida en que estos aparecen, y utilizando la escuela convencional “a demanda”, si es que se la llega a utilizar. Esta es la forma en que aprendemos antes de ir a la es…

Que horror!!!!!!!!!!!!!

Tomado de El Espectador

sábado, 09 de junio de 2007

En la enfermería del Colegio Nueva Granada de Bogotá, uno de los más prestantes de la ciudad, se repite la misma escena: una fila de alumnos de bachillerato aguarda con un recipiente de plástico en la mano, en el que antes han escupido, a que la enfermera deslice una tirilla de papel. Si la tirilla permanece blanca, los estudiantes suspiran y regresan tranquilos a su salón de clase. En cambio, si la tirilla se torna azul, el alumno debe someterse a un segundo examen, esta vez de orina, para descartar o confirmar definitivamente si ha consumido alcohol o cualquier otra sustancia psicoactiva.

Se trata de las polémicas pruebas antidopaje que en los últimos años saltaron de las competencias atléticas a los cuerpos de policía, a las empresas y ahora irrumpen en los salones de clase. En países como Estados Unidos, México o Inglaterra esta práctica ha provocado agitadas discusiones entre quienes defienden su efectividad para poner freno al cr…

Sobre religión, espiritualidad y otras cositas

Ultimamente pienso mucho en la educación religiosa de mis hijos. Vengo de una familia particular en este aspecto. Bisabuelo escéptico, bisabuela beata, tío bisabuelo masón y 3 tías bisabuelas espiritistas. Abuelos católicos 3 y ateo el 4to. Papás confundidos, aún. Mi papá ha pasado, y me paseó, por todas las religiones imaginables, desde hare krishna hasta judíos cristianos, y todo lo intermedio, una verdadera pedagogía de la creencia. Mi mamá peca y reza, y se echa la bendición, y respeta los curas, y nunca va a misa, pero a veces sí, y cuando va comulga.
Y entonces sigo yo.
Fui criada catolica por mi abuela. De niña, odiaba ir a misa, me daba una pereza infinita pero me tocaba. Durante toda mi adolescencia tuve la fortuna de pertenecer a un grupo católico llamado AJAM que, tengo que admitir, me hizo quien soy junto con el colegio. Otras formaciones posteriores sumaron, pero las estructuras de mi formación sin duda son dos pilares: AJAM y el CNG.
Tengo un amigo que dice que AJAM nos …