lunes, 20 de junio de 2016

If- Rudyard Kipling (traduccion libre al español)

If -Rudyard Kipling
If you can keep your head when all about you
Are losing theirs and blaming it on you,
If you can trust yourself when all men doubt you,
But make allowance for their doubting too;
If you can wait and not be tired by waiting,
Or being lied about, don’t deal in lies,
Or being hated, don’t give way to hating,
And yet don’t look too good, nor talk too wise:
If you can dream—and not make dreams your master;
If you can think—and not make thoughts your aim;
If you can meet with Triumph and Disaster
And treat those two impostors just the same;
If you can bear to hear the truth you’ve spoken
Twisted by knaves to make a trap for fools,
Or watch the things you gave your life to, broken,
And stoop and build ’em up with worn-out tools:
If you can make one heap of all your winnings
And risk it on one turn of pitch-and-toss,
And lose, and start again at your beginnings
And never breathe a word about your loss;
If you can force your heart and nerve and sinew
To serve your turn long after they are gone,
And so hold on when there is nothing in you
Except the Will which says to them: ‘Hold on!’

If you can talk with crowds and keep your virtue,
Or walk with Kings—nor lose the common touch,
If neither foes nor loving friends can hurt you,
If all men count with you, but none too much;

If you can fill the unforgiving minute
With sixty seconds’ worth of distance run,
Yours is the Earth and everything that’s in it,
And—which is more—you’ll be a Man, my son!
****************************
Traducción libre de Ana María González
Si
Si puedes mantener tu cabeza cuando en torno tuyo
todos pierden la suya y te culpan,
Si puedes confiar en tí cuando todos te dudan,
Pero sigues teniendo en cuenta sus dudas;
Si puedes esperar sin desesperarte,
O al oír las mentiras de alguien, no transar en ellas,
O al ser odiado, no dar lugar al odio,
Y sin embargo, no verte demasiado bueno, ni hablar demasiado sabio:
Si puedes soñar--sin hacerte esclavo de tus sueños;
Si puedes pensar--y no hacer que tus pensamientos sean tu fin;
Si puedes encontrarte con el Éxito y el Desastre
Y tratar igual a ambos impostores;
Si puedes soportar las verdades que has dicho
torcidas por los granujas para convertirlas en trampa para tontos,
O ver romperse las cosas por las cuales diste tu vida,
Y ponerte en pie a repararlas con herramientas desgastadas;
Si puedes poner en una pila todo lo que has ganado
y apostarlo en un caricellazo
y perder, y empezar de nuevo en el principio
y nunca pronunciar palabra sobre la pérdida;
Si puedes obligar a corazon, coraje, y fuerza
A servirte cuando ya quisieran haber huido,
Y así soportar cuando no te queda nada
excepto la Voluntad que les dice: "Aguanten!"

Si puedes hablarle a multitudes y mantener tu virtud,
O caminar con Reyes sin perder tu sencillez
Si ni los dolores ni los amigos amorosos pueden dañarte,
Si todos los hombres cuentan contigo, pero no demasiado;

Si puedes llenar el minuto implacable
con 60 segundos de carrera
Tuya será la tierra y todo lo que tiene dentro,
Y lo que es más-- serás un hombre, hijo mío.

domingo, 15 de mayo de 2016

Los privilegios ocultos

Hablar de privilegios es un tanto extraño, porque son relativos. Es decir que no para todos significa lo mismo tener exclusividad en el acceso a algo. Como siempre en este blog, hablaré de mi.

Es fácil pensar de los privilegios como el dinero, la educación de calidad, la salud prepagada, la primera clase del avión, el tiquete VIP en el concierto. Tenemos posiciones privilegiadas cuando tenemos acceso a aquello que los demás no, como la moda, la tecnología, el barrio, el club. A esta definición de privilegio la llamamos "status". Y de alguna forma hemos convertido el status en algo a lo que aspiramos, algo que queremos, y así...."es que ud. no sabe quién soy yo"?

Pero hay otro grupo de privilegios gigantesco que me tomó casi 40 años poder poner en palabras. Intuir algunos es relativamente fácil, pero tomarlos como privilegios no tanto. Es otro ejemplo más de dar por hecho como si nos mereciéramos la suerte que tenemos.

Durante más de 10 años he trabajado con comunidades, sobre todo con mujeres, me he dado cuenta de muchas cosas sobre la cotidianidad de las personas. Siempre pensé por ejemplo, lo resilientes que son las mujeres pobres, quienes invariablemente cuentan historias de dificultad, desplazamiento, hostigamiento y violencia, pero también, casi sin excepción, se muestran optimistas, fuertes y sonrientes. Las mujeres nos podemos comunicar de maneras muy especiales y logramos hacer empatía porque compartimos dolores comunes como el comportamiento de los hombres, las dificultades financieras, los partos, las invisibilidades.

Pero durante lo últimos meses de mi vida he estado muy cerca al mundo de los otros, los hombres. Viéndolos por una ventanita de la cual hablare, tal vez en otro post. Ha sido una experiencia interesante que abrió los ojos de mi percepción en una dirección distinta, que es la que realmente motiva esta entrada.  Ahora he visto otro nivel de privilegios que he tenido aun en medio de todas mis dificultades.

He tenido el privilegio de expresar mi opinión con menos restricciones que la mayoría de los colombianos, y en la mayoría de los casos, estas restricciones me las he impuesto yo misma. Algunas veces me las impuso mi familia. Otras mis maestros, y unas pocas la situación política del país o la seguridad.

He tenido el privilegio de escuchar a mi papá decirme que me quiere.

He tenido el privilegio de que se me haya celebrado de muchs maneras posibles y cada uno de los años de mi vida, un cumpleaños.

He tenido el privilegio de asumir una postura crítica frente a lo que no me gusta y tomar decisiones para poder actuar en consecuencia y cambiar la realidad que no me gusta.

He tenido el privilegio de asociar, en algunas de mis relaciones, sexo con amor y, en otras, sexo con placer. Pero nunca sexo con dolor o con obligación.

He tenido el privilegio de decidir con quién tener mis hijos, y cuándo.

He tenido el privilegio de conocer mis apellidos y las historias de mi familia en mas de 3 generaciones, no por abolengos, sino por memoria.

He tenido el privilegio de vivir en casas propias o con contratos de arrendamiento toda mi vida.

He tenido el privilegio de decidir mi estética, mis prioridades, mis sueños.

He tenido el privilegio de conocer la amistad verdadera, el amor duradero, el compromiso de las personas para conmigo, y la reciprocidad.

He tenido el privilegio de expresar mi amor en palabras y en hechos.

He tenido  el privilegio de ser perdonada cuando me equivoco.

HE tenido el privilegio de expresar rabia, ternura y asombro y de entender la diferencia. Y de entender cómo el amor tiene que ver con lo positivo y lo negativo, y que somos humanos.

He tenido el privilegio de que me han querido bonito, dándome amor de formas diferentes, atención y comprensión. He sido bien querida.


Yo se que a muchos nos les suena esto como privilegio, porque estamos muy mediados por la definición que expuse al principio de la relacion privilegio con status. Estas cosas no dan status. Dan integridad. Y desafortundamente aún tenemos un país donde la integridad es un privilegio.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

palabras implosas

cuando escribia activamente en este blog, me pasaba a menudo que  las entradas se me arremolinaban en la cabeza esperando salir. Llevo así varios días...con las letras rascándome las puntas de los dedos, y las ideas que se materializan y evaporan en un mismo movimiento....tengo que escribir, tengo que escribir sobre cómo me siento.


la ulima entrada que publique la hice en mayo 8. pero la publique ahora, hace 30 segundos. Se quedo en borrador por siempre. Olvide que aqui publico sin pudor de ver nada terminado, concluso, coherente.

Es mi lugar de desahogo.


Acabo de ver el principito. Y el sermon de regreso en el carro fue llorandoles a mis hijos lo dificil que ha sido criarlos lejos dle mundo de la protagonista....de lo fuerte y exigente que ha sido. De lo mucho que me decepciona cuando los veo asumir actitudes de poca libertad...lloré mucho.

Quizá dejé de ser niña demasiado rápido y hasta ahora estoy procesando ese duelo.


Preciosa película.

In crescendo

No cierro este blog. Ya no lo frecuento como antes pero no sabría donde poner mis preguntas más complejas. No sabría como sacarlas de mi sistema pasándolas por palabras que además de estar ahí para leer después y conocerme a mi misma, tengan la virtud de servir de reflexión a otros, sobre todo a otrAs.

Soy la mamá de una adolescente.

Salí con paso firme y mirada segura de una infancia interesante, y entré con paso aterrado, mirada insegura, y grito destellante en la adolescencia. Rosario, como en una película cualquiera, de repente una mañana amaneció adolescente. Se puso audífonos, canto "canciones en inglés" y empezó a bailar salsa y música electrónica. Empezó a hacerme phubbing todo el tiempo y exigió dormir en una habitación aparte de la de su hermano. De repente Rodrigo y yo parecemos oler muy mal y ella pasa largas horas en su habitación "haciendo su vida". Coge buseta, hace pataletas con llanto (hace por lo menos 9 años no las hacía), y grita. GRITA.

Y yo también. Grito, doy ordenes, miro feo....REFEO.

Estoy haciéndolo super equivocadamente y lo se. LO SE! ME veo y me dan pena los miles de horas de lectura que he hecho, que se van en un segundo cuando tengo en frente a esta pequeña malacarosa que hace un par de meses se arrunchaba conmigo en la cama a ver pelis en una suerte de luna de miel infantil que por desgracia, y como las otras lunas de miel, terminó muy pronto. Justo cuando sentí que todo iba salir bien, aquí voy improvisando.

Grito. Doy ordenes. LLoro. Cualquiera que me conoce sabría la verdad: estoy aterrada. NO se como actuar. No tengo el referente correcto en mi propia adolescencia y por ende mi motor de "reacción automatico" es bastante equivocado. BASTANTE. Grito. Doy ordenes. Grito. Lloro. Me siento culpable. Me siento peor. Pido disculpas. Hago prep talk, converso bien...

Y vuelvo a gritar.

Justo además esto paso cuando pasan dos cosas en mi vida profesional que me important muchísimo:
1. FEM crecio. Monto una oficina mas grande en medio deloq ue será un coworking que incluye un Hostal para voluntarios. TIenen que venir!!!!!!!!! PEro es MUCHO trabajo, de muchos tipos...y la vaina con innovar es que no es fácil, nadie te da instrucciones y requiere que estes MUY pendiente.