Ir al contenido principal

Catarsis sobre el Ego

Pienso mucho en el ego. Desde pequeña me educaron en dos cosas importantes: la búsqueda de la excelencia, y la vanidad. No pienso decir si cada una fue buena o mala pero sí voy a intentar una reflexión sobre la configuración de un caracter fuerte en una mujer. Durante mucho tiempo no pensé que hubiera asuntos de género que impactaran mi vida, pero hoy que he ido aprendiendo, pienso que sí y mucho...elaboremos.

Mi abuela que me crió es muy requete muy muy muy vanidosa. Y así lo fui yo también. La vanidad trae consigo un hambre de atención muy intensa y una fragilidad frente a la opinión del otro sobre cómo te ves. También, en mi caso, trajo desengaños amorosos por gente que decía quererme pero no me quería completa, solo al cuerpo que soy. Sin embargo, iniciar mi vida en un contexto de mujer empoderada con la vanidad, como lo es aún mi abuela, me dio la certeza de que una mujer podía ser segura. Y desde pequeña, por la fortuna que tuve de tener esa influencia, lo fui. No tuve complejos intelectuales, y al principio, tampoco físicos. Aprendí y disfruté desde muy pequeña a expresar mi punto de vista.

Y entré al mundo real. Calculo yo que eso fue hace unos 20 años, cuando cumplía 18. Me di cuenta que no quería que mi cuerpo fuera la interface de quien soy y empece a jugar con los prejuicios de las demas personas a través del color del pelo, de quitármelo del todo, de engordar. Por fortuna encontré entonces una pareja que jugó a eso conmigo y cuyo papel en mi vida fue el de traer a Rosario y Rodrigo. Y de quererme con alas, y gorda y calva y flaca y lactante.

Pero también pasaron otras cosas...pasé de ser "excelente" (recuerdan? eso era clave en mi casa) a ser "exigente". Y pasé de ser "segura" a ser "arrogante". En ninguno de los dos casos vi yo transformación alguna. Fue LA MIRADA DEL OTRO la que en vez de dotarme de mis caracteristicas de manera positiva, me las convirtieron en una fuente de dolor y confusion. Odio ser llamada prepotente. No lo soy. Nunca le  he dicho a nadie "es que ud. no sabe quien soy yo", ni me atrevería a humillar una persona por dinero, ni por nada. NO veo a una persona arrogante compartiendo conocimientos gratis, ni a un prepotente comiendo sancocho sentado en el piso con unos niños de una zona rural apartada. Pasé sin mas y en la misma lógica de ser "lider" a ser "egocentrica" y "mandona". No me gustan esos juicios emitidos sobre la persona que soy... siendo tan fácil encontrarme otros defectos, esos sí mucho más concretos. Ademas tienen un tufillo machista que ahora noto con mucha más destreza.

Ahora bien, analicemos la otra frase: buscar la excelencia. No puedo recordar cuantas veces me martillaron eso en la cabeza entre mi abuelo y el colegio. Tanto que hoy soy, sí, exigente. Pero una salvedad, no exijo PERFECCION, por supuesto que no. Lo que exijo es COMPROMISO. Y eso me ha traidos una reputacion extraña de controladora, de autoritaria en la que, lo siento, tampoco me reconozco. Y es porque la gente es laxa en su noción de ser. Ser profesional es tener un puesto de corbata, donde ganas bien pero haces poco. Ser mamá es cumplir con todos los requisitos del colegio. Ser mujer es aguantar sin poner límite toda la basura emocional de todo el mundo. Ser estudiante es pasar sin esforzarse. Pues no. Uno tambien puede exigir equilibrar las cosas: puede exigir que el trabajador o estudiante hagan su trabajo, puede exigir a los amigos que hagan mas presencia, puede pedirle a los hijos distancia y tiempo para la mujer, uno puede exigirle a sus empleados que actúen mejor. Todo eso se puede si uno se dota a si mismo de un lugar.

Y yo les enseño eso a los chicos desde bebés...y veo como ya...aunque pequeñitos, les empieza a suceder: ella es "mandona" o "autoritaria" porque es segura y ejerce liderazgo, y él es "sapo" porque tiene muy clara la noción de lo que considera correcto y lo dice con tranquilidad y carácter a los demás.

Y tambien veo como construyen poder los más narcisos, los que captan la atención de los demás por medio de trucos y manupulaciones. Y veo como el narcisismo y la opresion se parecen. Y veo como cada vez mas al saber menos de criar, de poner limites, se educan hijos más narcisos, mas autoritarios y con peor liderazgo.

Y en efecto, de mi se puede decir que soy impaciente, malgeniada, perfeccionista. Que me comunico con poca asertividad, que hablo mucho, que trabajo en exceso. Estamos lejos de ser perfectos pero en lo que somos buenos, lo somos. Y buscando a ver como explicar cómo somos, me encontré con esta belleza de video que resalta unas vitudes que para nosotros son estructurales y de las que poco...poquísimo se habla ya en un mundo de individualismo y dinero. Por favor compartanlo...se necesita mucha mas gente asi:

(este post como la mayoria de mis posts es un poco confuso...no esta hecho para ser leido tanto como para que yo exprese cosas...perdonaran los lectores que me sorprendo aun tener...)

Comentarios

madame web dijo…
No se por qué te sorprendes de tener lectores....bueno, yo que te conozco, diría que de toda la vida, pero me falta un pedazo...puedo decir que es un post muy realista...y que los que te conocemos no nos sorprendemos de leer.
Yo te admiro muchisisisismo por todo lo que haces y por esa auto critica que posees.
Te diría que no cambies, pero sonara muy quinceañero.
Un abrazo desde el sur.
tal vez necesitas relajarte mas :D jejeje

Entradas más populares de este blog

¿Que es la desescolarización? (farenga)

Qué es la Desescolarización?
Por Pat Farenga ------------ --------- --------- ---

Esta es una práctica conocida también como aprendizaje dirijido por el interés, aprendizaje iniciado por el niño, natural, orgánico, ecléctico o auto dirigido. Recientemente, el término “desescolarizació n” ha sido asociado con el tipo de “escolarizació n en casa” que no utiliza un currículo fijo. En forma breve, defino a la desescolarización como la práctica de dar a los niños tanta libertad para aprender en el mundo como sus padres puedan tolerarlo. La ventaja de este método es que no requiere que usted, como padre, se convierta en alguien más, (por ejemplo en un maestro profesional derramando conocimiento en los recipientes del niño en una forma planificada).

En cambio, ustedes viven y aprenden juntos, buscando preguntas e intereses en la medida en que estos aparecen, y utilizando la escuela convencional “a demanda”, si es que se la llega a utilizar. Esta es la forma en que aprendemos antes de ir a la es…

Que horror!!!!!!!!!!!!!

Tomado de El Espectador

sábado, 09 de junio de 2007

En la enfermería del Colegio Nueva Granada de Bogotá, uno de los más prestantes de la ciudad, se repite la misma escena: una fila de alumnos de bachillerato aguarda con un recipiente de plástico en la mano, en el que antes han escupido, a que la enfermera deslice una tirilla de papel. Si la tirilla permanece blanca, los estudiantes suspiran y regresan tranquilos a su salón de clase. En cambio, si la tirilla se torna azul, el alumno debe someterse a un segundo examen, esta vez de orina, para descartar o confirmar definitivamente si ha consumido alcohol o cualquier otra sustancia psicoactiva.

Se trata de las polémicas pruebas antidopaje que en los últimos años saltaron de las competencias atléticas a los cuerpos de policía, a las empresas y ahora irrumpen en los salones de clase. En países como Estados Unidos, México o Inglaterra esta práctica ha provocado agitadas discusiones entre quienes defienden su efectividad para poner freno al cr…

Sobre religión, espiritualidad y otras cositas

Ultimamente pienso mucho en la educación religiosa de mis hijos. Vengo de una familia particular en este aspecto. Bisabuelo escéptico, bisabuela beata, tío bisabuelo masón y 3 tías bisabuelas espiritistas. Abuelos católicos 3 y ateo el 4to. Papás confundidos, aún. Mi papá ha pasado, y me paseó, por todas las religiones imaginables, desde hare krishna hasta judíos cristianos, y todo lo intermedio, una verdadera pedagogía de la creencia. Mi mamá peca y reza, y se echa la bendición, y respeta los curas, y nunca va a misa, pero a veces sí, y cuando va comulga.
Y entonces sigo yo.
Fui criada catolica por mi abuela. De niña, odiaba ir a misa, me daba una pereza infinita pero me tocaba. Durante toda mi adolescencia tuve la fortuna de pertenecer a un grupo católico llamado AJAM que, tengo que admitir, me hizo quien soy junto con el colegio. Otras formaciones posteriores sumaron, pero las estructuras de mi formación sin duda son dos pilares: AJAM y el CNG.
Tengo un amigo que dice que AJAM nos …