Ir al contenido principal

Yo quisiera

Tengo desde ayer esta entrada atarugada. Ahora manejo, y manejar me hace pensar, porque me aísla un poco de una manera divertida. ME hacía mucha falta tener carro, la verdad. La libertad que da salir sin saber para donde, es difícil de igualar.

En fin, a lo que vine.

Voy a hacer una lista de las cosas que pasarían si el mundo fuera como yo quisiera. COMO YO QUISIERA. Yo, Ana María González, deseo que el mundo sea así.

  • Quisiera que cuando un peatón cruzara la calle, indistintamente en la cebra o no, el carro bajara la velocidad por si a la persona se le cae algo, se tropieza o se asusta.
  • Quisiera que todo el  mundo me devolviera la sonrisa cuando les sonrío en la calle
  • Quisiera que los hombres no miraran a las mujeres de arriba hacia abajo, sobre todo por detrás, con miradas lascivas e insultantes. Que no silvaran o pitaran pipiuuuuuuuuuu con el carro. Y que no dijeran piropos, punto.
  • Quisiera que todo el mundo se saludara de beso o nadie lo hiciera. Yo saludo de beso a todo el mundo, porque saludo de beso a la gente que quiero, y me parece excluyente no hacerlo.
  • Quisiera que si alguien te dice que llega a una hora, llegara a la hora, o te llamara a avisarte de su retraso.
  • Quisiera que las autoridades migratorias fueran más sensibles a los sentimientos de los niños y las niñas. Son una parte tan grande de la población viajera, y sin embargo, los tratan como basura indiferenciada.
  • Quisiera que todo el mundo pudiera comer todos los días, y si no tuviera cómo, que pudiera ir a donde alguien sin pudor a que lo invitara a comer.
  • Quisiera que la gente no se avergonzara de ser negra, o pobre, o analfabeta.
  • Quisiera que las mamás lactaran a sus bebés 6 meses sin darles nada más, y que los papás las acompañaran mucho durante la instalación de la lactancia porque es durísima.
  • QUisiera que las mujeres parieran en la posición que quisieran, rodeadas de la gente que quisieran
  • QUisiera que la gente no tuviera que "autorizar las órdenes" en la EPS.
  • Quisiera que nadie se muriera nunca por desatención médica o porque los medicamentos que le recetaron "no están en el POS" y no los pueden pagar.
  • Quisiera que se acabaran los líderes tradicionales y la polítiquería.
  • Quisiera que metieran presos a todos los políticos. Sí, a todos. UN rato de cana, les vendría bien así fueran inocentes, para aprender de la experiencia. Y sin casa por cárcel.
  • QUisiera que nadie tuviera un carro sin pagarlo primero.
  • QUisiera que la gente no se guiara sobre las personas por si son gordas, indígenas, mal vestidas, o amaneradas.
  • Quisiera que la gente colombiana fuera menos envidiosa y trabajara mejor en grupo.
  • Quisiera que todos los colombianos recorriéramos bien el país para saber lo qeu tenemos, en especial los tecnócratas que diseñan las políticas a espaldas de la realidad.
  • Quisiera que no se robaran el dinero público.
  • Quisiera que la gente viera menos televisión.
  • QUisiera que facebook tuviera un timer que no te deja pasarte de 1 hora al día ahí metido.
  • Quisiera que no hubiera bullying y que no fueran socialmente aceptados los comportamientos de bully entre adultos, como tener una gran camioneta y echársela encima a la gente, o cosas así.
  • Quisiera que los niños y niñas comieran menos dulces, sobre todo BOmbombum.
  • Quisiera ser menos brusca con la mirada.
  • Quisiera que nadie me llamara "patrona" ni "doctora"
  • Quisiera ser más cariñosa con mi familia.
  • Quisiera que no existiera el maquillaje y la silicona. Como dice mi Amiga Ana Betancur, "la belleza es un lugar, un lugar en la mente"
  • Quisiera dormir a su lado.
  • Quisiera que los tiquetes de avión se regalaran cuando quedaran cupos para que nunca viajaran vacíos, se regalarían en orden para que todo le mundo pudiera viajar sin dinero alguna vez.
  • Quisiera que la gente no solo respetara el picoy placa obedeciéndolo, sino que evitaran comprar un segundo y tercer carro.
  • Quisiera poder detener mi violencia interna, borrarla.
  • Quisiera no necesitar dinero.
  • Quisiera no tener propiedades, sino compartirlas en una comunidad
  • Quisiera no culparme por no trabajar cuando estoy con los chicos, y de no estar con los chicos cuando estoy trabajando.
  • Quisiera que no hubiera viejitAs en la calle. Intuyo que los viejitos se merecen el abandono más veces por haber sido padres bien perros.
  • Quisiera no tener expectativas nunca de nadie y de nada.
  • QUisiera no generar expectativas.
  • QUisiera que mi pasión y mi intensidad fueran entendidas.
  • QUisiera tener a mi familia muy cerca de mi cuando me siento desierta.
  • Quisiera amigos que me llamaran más...y celulares con señal a prueba de centros históricos.

Son mis deseos, iré actualizando esta entrada a medida que me acuerde de más. 


Comentarios

vilmati dijo…
Quisiera yo también casi lo mismo que vos! ;)
Me sentí muy identificada jejeje
Quisiera, en estos días sobre todo, no culparme cuando estoy con los chicos sin trabajar y por no estar con los chicos cuando trabajo. Pero también quisiera poder trabajar en mi casa sin ellos pegados a mi lado y reclamando.
En cuanto a compartir la casa y la comida, Si algún día venís a Argentina, tenés las puertas de mi casa abiertas para vos y tu familia.
Y agrego: quisiera que aprendieramos a dejar de juzgar al otro con tanta liviandad, quisiera que aprendieramos, respetáramos y apreciemos la diversidad. Saludos!!!
Liseth Almeida dijo…
Yo me comprometo a llamar más y contribuir un poco a lo que quieres.
Un abrazo, pretty boss

Entradas más populares de este blog

¿Que es la desescolarización? (farenga)

Qué es la Desescolarización?
Por Pat Farenga ------------ --------- --------- ---

Esta es una práctica conocida también como aprendizaje dirijido por el interés, aprendizaje iniciado por el niño, natural, orgánico, ecléctico o auto dirigido. Recientemente, el término “desescolarizació n” ha sido asociado con el tipo de “escolarizació n en casa” que no utiliza un currículo fijo. En forma breve, defino a la desescolarización como la práctica de dar a los niños tanta libertad para aprender en el mundo como sus padres puedan tolerarlo. La ventaja de este método es que no requiere que usted, como padre, se convierta en alguien más, (por ejemplo en un maestro profesional derramando conocimiento en los recipientes del niño en una forma planificada).

En cambio, ustedes viven y aprenden juntos, buscando preguntas e intereses en la medida en que estos aparecen, y utilizando la escuela convencional “a demanda”, si es que se la llega a utilizar. Esta es la forma en que aprendemos antes de ir a la es…

Que horror!!!!!!!!!!!!!

Tomado de El Espectador

sábado, 09 de junio de 2007

En la enfermería del Colegio Nueva Granada de Bogotá, uno de los más prestantes de la ciudad, se repite la misma escena: una fila de alumnos de bachillerato aguarda con un recipiente de plástico en la mano, en el que antes han escupido, a que la enfermera deslice una tirilla de papel. Si la tirilla permanece blanca, los estudiantes suspiran y regresan tranquilos a su salón de clase. En cambio, si la tirilla se torna azul, el alumno debe someterse a un segundo examen, esta vez de orina, para descartar o confirmar definitivamente si ha consumido alcohol o cualquier otra sustancia psicoactiva.

Se trata de las polémicas pruebas antidopaje que en los últimos años saltaron de las competencias atléticas a los cuerpos de policía, a las empresas y ahora irrumpen en los salones de clase. En países como Estados Unidos, México o Inglaterra esta práctica ha provocado agitadas discusiones entre quienes defienden su efectividad para poner freno al cr…

Sobre religión, espiritualidad y otras cositas

Ultimamente pienso mucho en la educación religiosa de mis hijos. Vengo de una familia particular en este aspecto. Bisabuelo escéptico, bisabuela beata, tío bisabuelo masón y 3 tías bisabuelas espiritistas. Abuelos católicos 3 y ateo el 4to. Papás confundidos, aún. Mi papá ha pasado, y me paseó, por todas las religiones imaginables, desde hare krishna hasta judíos cristianos, y todo lo intermedio, una verdadera pedagogía de la creencia. Mi mamá peca y reza, y se echa la bendición, y respeta los curas, y nunca va a misa, pero a veces sí, y cuando va comulga.
Y entonces sigo yo.
Fui criada catolica por mi abuela. De niña, odiaba ir a misa, me daba una pereza infinita pero me tocaba. Durante toda mi adolescencia tuve la fortuna de pertenecer a un grupo católico llamado AJAM que, tengo que admitir, me hizo quien soy junto con el colegio. Otras formaciones posteriores sumaron, pero las estructuras de mi formación sin duda son dos pilares: AJAM y el CNG.
Tengo un amigo que dice que AJAM nos …