Ir al contenido principal

batallas

Hay gente que dice que la vida es una guerra. A mi me gustaría pensar que no, aunque a veces, como hoy, me sienta victoriosa. A veces, invitablemente, he salido derrotada. Lo que importa realmente es saber pelear, y como en las artes marciales, solo hacerlo en caso de necesidad y con la certeza de ganar...o morir.

(Espero que Isabel y Diana al leer esto no crean que este post se refiera a ellas, supongo que leeran todo "entre líneas" para descubrir qué siento. No, de ustedes no he escrito nada en este blog, no lo haré, este blog es para recuerdos que valgan la pena; mi estilo es personal e intransferible, nunca con rodeos ni intermediarios. Aclaro porsilasmoscas porque como sé que me leen, no quiero que sigan usando mi espacio familiar en mi contra. Yo escribo lo que yo quiera.)

Me refiero a una intensa conversación en la que por fin, y usando todos mis argumentos, logré un derecho. Ya me había pasado antes, en la UN, me demoré varios años "convenciendo" a la U de que mi situación financiera ameritaba una refinanciación de mi matrícula aún en contra de sus prejuicios puestos en evidencia a través de la fórmula de liquidación. Este derecho, es el derecho a tener una mamá.

Y me suscitó una profunda reflexión sobre lo que implica ser madres. Aunque después de la larga e intensa conversación quedé exhausta, adolorida, y magullada, como en toda batalla... esta vez hubo algo diferente. Esta vez, por primera vez en mis 30 años, fui escuchada. De modos particulares y con voces diversas, la comunicación con mi mamá ha sido siempre un fracaso. Ella, según lo reconcoció ese día, es profundamente egoísta.

Pero nunca he sido mala hija. Más allá de nuestra múltiples peleas, mi brazo a estado ahí para ella, incluso en momentos en los que no parecía concebible...Así que mi derecho era obtener de ella, por fin, algo de reciprocidad, algo de calidez, algo de maternidad.

Y ahí viene el centro del post. Cuando decimos "maternidad" generalmente pensamos en panzas y en crianza de bebés y niños pequeños. Pero la matenidad dura toda la vida. Hasta con hijos adultos, o viejos, la ausencia de una mamá duele y mutila emocionalmente. La ausencia de su empatía o su solidaridad es difícil así nunca se haya tenido. La maternidad, por eso también, es una decisión dificilísima porque implica ser capaz de hacer un cheque en blanco emocional, afectivo, ideológico, político, ético, económico, artístico, alimenticio (entre otros) hacia una persona que no conoces y que estará en tu vida para siempre. Y para eso, primero que cualquier otra cosa, se necesita inmensa generosidad. A priori y sin posibilidad de reembolso.

Comentarios

jann dijo…
si, la falta de mama es terrible, es terrible para mi

Ella es una visita, una visita linda generosa, amable, pero una visita
janneth dijo…
es que................

no quedarse con su hija cuando pario, eso esssssssss, para mi inconcebible,
venir de visita solamente, ...........

hay ya me puse a chillar otra vez

Entradas más populares de este blog

¿Que es la desescolarización? (farenga)

Qué es la Desescolarización?
Por Pat Farenga ------------ --------- --------- ---

Esta es una práctica conocida también como aprendizaje dirijido por el interés, aprendizaje iniciado por el niño, natural, orgánico, ecléctico o auto dirigido. Recientemente, el término “desescolarizació n” ha sido asociado con el tipo de “escolarizació n en casa” que no utiliza un currículo fijo. En forma breve, defino a la desescolarización como la práctica de dar a los niños tanta libertad para aprender en el mundo como sus padres puedan tolerarlo. La ventaja de este método es que no requiere que usted, como padre, se convierta en alguien más, (por ejemplo en un maestro profesional derramando conocimiento en los recipientes del niño en una forma planificada).

En cambio, ustedes viven y aprenden juntos, buscando preguntas e intereses en la medida en que estos aparecen, y utilizando la escuela convencional “a demanda”, si es que se la llega a utilizar. Esta es la forma en que aprendemos antes de ir a la es…

Que horror!!!!!!!!!!!!!

Tomado de El Espectador

sábado, 09 de junio de 2007

En la enfermería del Colegio Nueva Granada de Bogotá, uno de los más prestantes de la ciudad, se repite la misma escena: una fila de alumnos de bachillerato aguarda con un recipiente de plástico en la mano, en el que antes han escupido, a que la enfermera deslice una tirilla de papel. Si la tirilla permanece blanca, los estudiantes suspiran y regresan tranquilos a su salón de clase. En cambio, si la tirilla se torna azul, el alumno debe someterse a un segundo examen, esta vez de orina, para descartar o confirmar definitivamente si ha consumido alcohol o cualquier otra sustancia psicoactiva.

Se trata de las polémicas pruebas antidopaje que en los últimos años saltaron de las competencias atléticas a los cuerpos de policía, a las empresas y ahora irrumpen en los salones de clase. En países como Estados Unidos, México o Inglaterra esta práctica ha provocado agitadas discusiones entre quienes defienden su efectividad para poner freno al cr…

Sobre religión, espiritualidad y otras cositas

Ultimamente pienso mucho en la educación religiosa de mis hijos. Vengo de una familia particular en este aspecto. Bisabuelo escéptico, bisabuela beata, tío bisabuelo masón y 3 tías bisabuelas espiritistas. Abuelos católicos 3 y ateo el 4to. Papás confundidos, aún. Mi papá ha pasado, y me paseó, por todas las religiones imaginables, desde hare krishna hasta judíos cristianos, y todo lo intermedio, una verdadera pedagogía de la creencia. Mi mamá peca y reza, y se echa la bendición, y respeta los curas, y nunca va a misa, pero a veces sí, y cuando va comulga.
Y entonces sigo yo.
Fui criada catolica por mi abuela. De niña, odiaba ir a misa, me daba una pereza infinita pero me tocaba. Durante toda mi adolescencia tuve la fortuna de pertenecer a un grupo católico llamado AJAM que, tengo que admitir, me hizo quien soy junto con el colegio. Otras formaciones posteriores sumaron, pero las estructuras de mi formación sin duda son dos pilares: AJAM y el CNG.
Tengo un amigo que dice que AJAM nos …