Ir al contenido principal

Sobre quienes por convicción no usan dinero

Conocí a Mariapaz en mis primeros pinitos como madre desescolarizadora. Rodrigo no había nacido, y Rosario aún no estaba tan amenazada por la anormalidad de no ser institucionalizada...Por internet, al pedir auxilio sobre algún desescolarizador en Bogotá, apareció de repente con un vida excepcionalmente extraña.

(Paréntesis: una de las cosas más bonitas de desescolarizar es que me ha dado la oportunidad de conocer gente muy distinta a mi, muy valiente, muy fuerte y muy convencida, sean religiosos, anarquistas, autogestionarios, indígenas...en fin...)

Mariapaz es toda una homeschooler. Pertenece a una comunidad cristiana en la cual pudo escolarizar en el hogar a su hija, y hoy, a sus nietos. Con ella, en su casa, viven más de 30 personas, entre niños y adultos, que conforman una gigantesca familia.

Los chic@s que allí viven, sin querer dejar de lado a los adultos, son especiales: dulcísimos, conscientes, muy educados, muy protectores de mis propios hijos.

Sé que siento una suerte envidia, admiro que alguien tenga tan clara la convicción sobre una cosa. Yo misma me siento un poco distante de la fe cristiana, aunque creo en Jesucristo como ser histórico, como el Che Guevara (ambos convertidos luego en íconos vacíos). Pero siempre que voy a esa casa siento cosas...no espirituales, no; muy "prácticas".

Algunas sensaciones bonitas son la existencia de compañia, ruido, gente, actividad; eso se relaciona mucho con mi personalidad...La resistencia que se ejerce en un hogar de 30 que no utiliza dinero, no lo produce (en el sentido en que nosotros los pendejos que le trabajamos a este sistema lo producimos)...ellos oran, esperan y disfrutan cuando llega. Y si no llega, pues asi debía ser. No les falta nada. Y digo NADA, hay portátiles, equipos, casas, comida, gasolina, un carro. En fin. Pero el dinero no circula igual, porque no importa. Importa todo lo demás...

Me causo impresión un avisito con los pasos para lavar el baño, cuando entré a cambiar a Rodri, el jueves pasado. Paso NO. 1: ORA.

Parecen de mentiras pero son intensamente reales. CApaces de hacer trastabillar hasta al más escéptico. Yo los quiero enormemente puesto qeu no tienen por qué ser bonitos con nosotros, los hemos mirado como bichos raros desde la primera vez, y cada vez que vamos nos sorprendemos más.

A mi, de hecho, varias veces ya, me llama la casa, me dan ganas de ir a verlos, por verlos.

A veces me confundo y creo que mis hijos tendrán, bajo su influencia, un contacto con ciertas cosas que yo cuestiono profundamente. Pero como les dije a ellos (a Mariapaz y su esposo Sam, almorzando en mi casa alguna vez), lo que me gusta MUCHISIMO es que mis hijos sepan que sea cual sea el parámetro de normalidad, de estandarización, que establece una sociedad, siempre habrá gente haciendo exitosamente cosas diferentes, por más difícil que sea, por pasión y convicción; ellos dirían por fe (en este caso, estoy muy de acuerdo). Ese es el valor de Mariapaz y su familia, uno de tantos.

Confieso que me asustan pero me inquietan. A veces me parecen tan libres, viajan, comen, ríen, juegan. A veces tan atados, ¿están o no en una burbuja? Lo que importa, creo es que puedan hacer lo que su conciencia les dicta, hasta las últimas consecuencias.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Que es la desescolarización? (farenga)

Qué es la Desescolarización?
Por Pat Farenga ------------ --------- --------- ---

Esta es una práctica conocida también como aprendizaje dirijido por el interés, aprendizaje iniciado por el niño, natural, orgánico, ecléctico o auto dirigido. Recientemente, el término “desescolarizació n” ha sido asociado con el tipo de “escolarizació n en casa” que no utiliza un currículo fijo. En forma breve, defino a la desescolarización como la práctica de dar a los niños tanta libertad para aprender en el mundo como sus padres puedan tolerarlo. La ventaja de este método es que no requiere que usted, como padre, se convierta en alguien más, (por ejemplo en un maestro profesional derramando conocimiento en los recipientes del niño en una forma planificada).

En cambio, ustedes viven y aprenden juntos, buscando preguntas e intereses en la medida en que estos aparecen, y utilizando la escuela convencional “a demanda”, si es que se la llega a utilizar. Esta es la forma en que aprendemos antes de ir a la es…

Que horror!!!!!!!!!!!!!

Tomado de El Espectador

sábado, 09 de junio de 2007

En la enfermería del Colegio Nueva Granada de Bogotá, uno de los más prestantes de la ciudad, se repite la misma escena: una fila de alumnos de bachillerato aguarda con un recipiente de plástico en la mano, en el que antes han escupido, a que la enfermera deslice una tirilla de papel. Si la tirilla permanece blanca, los estudiantes suspiran y regresan tranquilos a su salón de clase. En cambio, si la tirilla se torna azul, el alumno debe someterse a un segundo examen, esta vez de orina, para descartar o confirmar definitivamente si ha consumido alcohol o cualquier otra sustancia psicoactiva.

Se trata de las polémicas pruebas antidopaje que en los últimos años saltaron de las competencias atléticas a los cuerpos de policía, a las empresas y ahora irrumpen en los salones de clase. En países como Estados Unidos, México o Inglaterra esta práctica ha provocado agitadas discusiones entre quienes defienden su efectividad para poner freno al cr…

Sobre religión, espiritualidad y otras cositas

Ultimamente pienso mucho en la educación religiosa de mis hijos. Vengo de una familia particular en este aspecto. Bisabuelo escéptico, bisabuela beata, tío bisabuelo masón y 3 tías bisabuelas espiritistas. Abuelos católicos 3 y ateo el 4to. Papás confundidos, aún. Mi papá ha pasado, y me paseó, por todas las religiones imaginables, desde hare krishna hasta judíos cristianos, y todo lo intermedio, una verdadera pedagogía de la creencia. Mi mamá peca y reza, y se echa la bendición, y respeta los curas, y nunca va a misa, pero a veces sí, y cuando va comulga.
Y entonces sigo yo.
Fui criada catolica por mi abuela. De niña, odiaba ir a misa, me daba una pereza infinita pero me tocaba. Durante toda mi adolescencia tuve la fortuna de pertenecer a un grupo católico llamado AJAM que, tengo que admitir, me hizo quien soy junto con el colegio. Otras formaciones posteriores sumaron, pero las estructuras de mi formación sin duda son dos pilares: AJAM y el CNG.
Tengo un amigo que dice que AJAM nos …