Ir al contenido principal

Llegaron

Se me olvidaba que con niños más grandes no se puede hacer planes (sin contar con ellos). El día de hoy va a ser difícil porque cumpla años la persona más importante de mi vida Cartagenera (50 años), hay el sepelio del hijo de la tercera y cuarta persona más importante de mi vida Cartagenera (en Barranquilla), y Rosario y ROdrigo tienen voluntad propia...de no ir a ninguno de los dos eventos...

Afortunadamente a Sorora Sonora sí me quieren acompañar.

Lejos está el día en el que uno mete al bebe en una bolsita, llevando consigo su brassier de lactancia y 3 pañales y sale a aventurar el mundo... suspirito.

Crecen mis chiquitos. Están grandes, tienen sentido del humor, dolores propios, inquietudes, dilemas... los veo florecer y ya nada es tan fácil. No son "embolatables". Y para mi como mamá, estará la tensión permanente entre quererlos complacer, deberlos complacer y mis prioridades y decisiones...

En una familia democrática, es decir donde se busca ante todo el consenso antes que la imposición, es dura esta negociación permanente. Hay que darse la pela máxima antes de decir sulfurada "pues aqui se hace lo que yo diga y punto". Jajajaja. Pero a veces tocará...

Hoy no. Llegaron llenos de esquirlas del bombardeo que es la vida. Les duele y es comprensible la distancia con su padre amoroso, con su esposa dulce y con el hermanito bebé. Rosario ya nunca más recorrió el camino del aeropuerto con cara de alegría, sino con una tensión amarga que se esfuerza por parrecer feliz para que a mi no me duela. Ayer lloraron mucho. Yo abracé mucho. Es dificilísimo entender el dolor de los chiquitos y no poder hacer nada para consolarlos. Yo me separé de Mario. Yo me cambié de ciudad. Yo tengo una vida satisfactoria. Y ellos buscan su lugar en el mundo. Así es la vida, es la condición de padres y de hijos siempre.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Que es la desescolarización? (farenga)

Qué es la Desescolarización?
Por Pat Farenga ------------ --------- --------- ---

Esta es una práctica conocida también como aprendizaje dirijido por el interés, aprendizaje iniciado por el niño, natural, orgánico, ecléctico o auto dirigido. Recientemente, el término “desescolarizació n” ha sido asociado con el tipo de “escolarizació n en casa” que no utiliza un currículo fijo. En forma breve, defino a la desescolarización como la práctica de dar a los niños tanta libertad para aprender en el mundo como sus padres puedan tolerarlo. La ventaja de este método es que no requiere que usted, como padre, se convierta en alguien más, (por ejemplo en un maestro profesional derramando conocimiento en los recipientes del niño en una forma planificada).

En cambio, ustedes viven y aprenden juntos, buscando preguntas e intereses en la medida en que estos aparecen, y utilizando la escuela convencional “a demanda”, si es que se la llega a utilizar. Esta es la forma en que aprendemos antes de ir a la es…

Que horror!!!!!!!!!!!!!

Tomado de El Espectador

sábado, 09 de junio de 2007

En la enfermería del Colegio Nueva Granada de Bogotá, uno de los más prestantes de la ciudad, se repite la misma escena: una fila de alumnos de bachillerato aguarda con un recipiente de plástico en la mano, en el que antes han escupido, a que la enfermera deslice una tirilla de papel. Si la tirilla permanece blanca, los estudiantes suspiran y regresan tranquilos a su salón de clase. En cambio, si la tirilla se torna azul, el alumno debe someterse a un segundo examen, esta vez de orina, para descartar o confirmar definitivamente si ha consumido alcohol o cualquier otra sustancia psicoactiva.

Se trata de las polémicas pruebas antidopaje que en los últimos años saltaron de las competencias atléticas a los cuerpos de policía, a las empresas y ahora irrumpen en los salones de clase. En países como Estados Unidos, México o Inglaterra esta práctica ha provocado agitadas discusiones entre quienes defienden su efectividad para poner freno al cr…

Este día de la madre es el que soñe

Quise tener a mis hijos joven para llegar un día a esta realidad: que mi hija tuviera 15 y yo 40. Me parece una diferencia sensata, y me permite vivir una buena parte de mi propia vida, mientras la veo extender las alas de la suya. Y por fin llegó este anhelo. Y con él, la certeza de que el nido que construyen con uno es una condición temporal, finita y pequeña donde lo que les enseñamos es a ser, nunca a pensar ni a vivir. Eso lo deciden ellos mismos.