Ir al contenido principal

Síndrome de fin del mundo

Si todavía quedaban dudas sobre mi cordura, después de este post creo que no quedará ninguna: no soy normal.

He vivido esto antes. En 1999 se creó un terror colectivo frente al Y2K se acuerdan? Iban a fallar hasta los semáforos, dado que se volverían locos todos los sistemas dependientes en tiempo del mundo, debido al "reinicio" de los relojes digitales (de 99 a 00). No paso. Le metieron tanto dinero al Y2K e hicieron tanto aspaviento que llego el Feliz Año con milenio incluído y nada paso. Nada. Reconozco que me decepcioné un poco, siempre es más divertido sobrevivir al Armageddon que a un guayabo de fiesta de fin de año.

Pero. Pero.

Este año he sentido algo similar. Pero esta vez está en las estructuras mismas de quienes somos y como somos. Precariamente, intentaré poner en palabras una sensación que considero colectiva en tanto la veo manifestarse en más de un lugar. Siento que estamos más extremos, más bipolares, más intensos. creo que la intensidad de los conflictos (manejados siempre como con parsimonia) va en crescendo. Y me refiero a los conflictos armado nacionales e internacionales. Pero también a los conflictos internos. Percibo a todo el mundo más frágil, más emocional, menos controlado. Creo que además las redes sociales tienen un poder de reverberación de los sentimientos buenos y malos, que es incontrolable...

Es posible que este poder de comunicar, en manos de todos, nos haya hecho más informados, mas conscientes, y más poderosos. Pero en lo personal, a mi, me ha hecho más fragil. Me duele que existan tantos asesinatos tan viles de mujeres. Odio que Uribe pelee en público con Santos. Me da rabia que un exmejor amigo de infancia usufructe los peores valores de la sociedad para volverse famoso. Y se lo merece mucho, porque es puro talento. Si antes me dolían todas las muertes, y casi que no podía pasar al lado de los periódicos amarillistas, ahora, ya no reconozco los amarillistas de los que no lo son, no solo por el aumento de los muertos, sino por la excesiva información que tengo de los metodos, los resultados y el dolor de la familia.

Existe la indigestion informativa?

Ojalá el mundo se acabara...ocmo lo conocemos. Que tuvieramos más tiempo para sentir y para reparar, menos para trabajar y más para reirnos. Más para criar que para producir...ojalá llegara el fin del mundo y por fin cambiara las cosas estructurales. Estoy aburrida de tantos cambios para no cambiar. Son solo información para perpetuar que no sabemos nada, que no nos conocemos, y que no sabemos vivir en paz.

Mi status desde hace meses es "en construcción" y aunque lejos de encontrarme...


sigo buscando.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Que es la desescolarización? (farenga)

Qué es la Desescolarización?
Por Pat Farenga ------------ --------- --------- ---

Esta es una práctica conocida también como aprendizaje dirijido por el interés, aprendizaje iniciado por el niño, natural, orgánico, ecléctico o auto dirigido. Recientemente, el término “desescolarizació n” ha sido asociado con el tipo de “escolarizació n en casa” que no utiliza un currículo fijo. En forma breve, defino a la desescolarización como la práctica de dar a los niños tanta libertad para aprender en el mundo como sus padres puedan tolerarlo. La ventaja de este método es que no requiere que usted, como padre, se convierta en alguien más, (por ejemplo en un maestro profesional derramando conocimiento en los recipientes del niño en una forma planificada).

En cambio, ustedes viven y aprenden juntos, buscando preguntas e intereses en la medida en que estos aparecen, y utilizando la escuela convencional “a demanda”, si es que se la llega a utilizar. Esta es la forma en que aprendemos antes de ir a la es…

Que horror!!!!!!!!!!!!!

Tomado de El Espectador

sábado, 09 de junio de 2007

En la enfermería del Colegio Nueva Granada de Bogotá, uno de los más prestantes de la ciudad, se repite la misma escena: una fila de alumnos de bachillerato aguarda con un recipiente de plástico en la mano, en el que antes han escupido, a que la enfermera deslice una tirilla de papel. Si la tirilla permanece blanca, los estudiantes suspiran y regresan tranquilos a su salón de clase. En cambio, si la tirilla se torna azul, el alumno debe someterse a un segundo examen, esta vez de orina, para descartar o confirmar definitivamente si ha consumido alcohol o cualquier otra sustancia psicoactiva.

Se trata de las polémicas pruebas antidopaje que en los últimos años saltaron de las competencias atléticas a los cuerpos de policía, a las empresas y ahora irrumpen en los salones de clase. En países como Estados Unidos, México o Inglaterra esta práctica ha provocado agitadas discusiones entre quienes defienden su efectividad para poner freno al cr…

Sobre religión, espiritualidad y otras cositas

Ultimamente pienso mucho en la educación religiosa de mis hijos. Vengo de una familia particular en este aspecto. Bisabuelo escéptico, bisabuela beata, tío bisabuelo masón y 3 tías bisabuelas espiritistas. Abuelos católicos 3 y ateo el 4to. Papás confundidos, aún. Mi papá ha pasado, y me paseó, por todas las religiones imaginables, desde hare krishna hasta judíos cristianos, y todo lo intermedio, una verdadera pedagogía de la creencia. Mi mamá peca y reza, y se echa la bendición, y respeta los curas, y nunca va a misa, pero a veces sí, y cuando va comulga.
Y entonces sigo yo.
Fui criada catolica por mi abuela. De niña, odiaba ir a misa, me daba una pereza infinita pero me tocaba. Durante toda mi adolescencia tuve la fortuna de pertenecer a un grupo católico llamado AJAM que, tengo que admitir, me hizo quien soy junto con el colegio. Otras formaciones posteriores sumaron, pero las estructuras de mi formación sin duda son dos pilares: AJAM y el CNG.
Tengo un amigo que dice que AJAM nos …