Ir al contenido principal

Tiempo y espacio

Tengo una ceremonia personal de todas mis mañanas. Veo el amanecer. Espero al sol, desde mi ventana de la cocina. A veces, me encuentra caminando por la orilla del mar.

Esto me recuerda que todo vuelve a comenzar, siempre. Que aunque hoy mueran tus padres, mueran tus hijos, se destruya el mundo, mañana amanecerá con las mima intensidad y belleza.

Antier oí el relato de una mujer, en un taller comunitario, que contó la experiencia más impotente de su vida. El día que murieron sus dos hijos en un accidente. La oí. Me afectó. Pero no lo pude procesar. Solo hasta esta mañana en mi pequeño encuentro con el sol, pude aprovechar el silencio para pensar en lo que pudo haber sentido...Mi mente, protegiéndome, rechazaba el pensamiento...pero yo me exigí emocionalmente a ponerme en los zapatos de ella. Qué dolor tan fuerte, qué intensidad, qué brutalidad.

Y pensé...si la gente pensara con esta intensidad en esto mismo, nadie sería capaz de hacerle tanto daño a una madre. Si pensáramos en que todos somos hijos de alguien, no habría asesinato. Nadie sería capaz.

Por supuesto, el corolario de este pensamiento fue sentirme lejos de mis chiquitos. Qué dolor, que terror, que afán su ausencia... A veces temo tanto al mundo.

Respiro hondo, tomo un poco de agua.

El sol sale siempre con la misma intensidad y belleza.

Están bien.

Están con alguien que los quiere como yo. Que estará dispuesto a morir por ellos. Es toda la protección que podemos darles, en un mundo tan, tan frágil.

Mi alma los acompaña. Por eso, tal vez, me siento vacía y como autómata.


El sol saldrá mañana.

Comentarios

Anónimo dijo…
¡Qué fuerte cuanto te pones en los zapatos de otro! ¡Más aún cuando puedes palpar el dolor de alguien; intenso cuando eres madre! A veces me despierto y pienso; ¿porqué duelen tanto los hijos? Y no me refiero al momento del parto...

saludos y un beso..
erika fabela

Entradas más populares de este blog

¿Que es la desescolarización? (farenga)

Qué es la Desescolarización?
Por Pat Farenga ------------ --------- --------- ---

Esta es una práctica conocida también como aprendizaje dirijido por el interés, aprendizaje iniciado por el niño, natural, orgánico, ecléctico o auto dirigido. Recientemente, el término “desescolarizació n” ha sido asociado con el tipo de “escolarizació n en casa” que no utiliza un currículo fijo. En forma breve, defino a la desescolarización como la práctica de dar a los niños tanta libertad para aprender en el mundo como sus padres puedan tolerarlo. La ventaja de este método es que no requiere que usted, como padre, se convierta en alguien más, (por ejemplo en un maestro profesional derramando conocimiento en los recipientes del niño en una forma planificada).

En cambio, ustedes viven y aprenden juntos, buscando preguntas e intereses en la medida en que estos aparecen, y utilizando la escuela convencional “a demanda”, si es que se la llega a utilizar. Esta es la forma en que aprendemos antes de ir a la es…

Que horror!!!!!!!!!!!!!

Tomado de El Espectador

sábado, 09 de junio de 2007

En la enfermería del Colegio Nueva Granada de Bogotá, uno de los más prestantes de la ciudad, se repite la misma escena: una fila de alumnos de bachillerato aguarda con un recipiente de plástico en la mano, en el que antes han escupido, a que la enfermera deslice una tirilla de papel. Si la tirilla permanece blanca, los estudiantes suspiran y regresan tranquilos a su salón de clase. En cambio, si la tirilla se torna azul, el alumno debe someterse a un segundo examen, esta vez de orina, para descartar o confirmar definitivamente si ha consumido alcohol o cualquier otra sustancia psicoactiva.

Se trata de las polémicas pruebas antidopaje que en los últimos años saltaron de las competencias atléticas a los cuerpos de policía, a las empresas y ahora irrumpen en los salones de clase. En países como Estados Unidos, México o Inglaterra esta práctica ha provocado agitadas discusiones entre quienes defienden su efectividad para poner freno al cr…

Este día de la madre es el que soñe

Quise tener a mis hijos joven para llegar un día a esta realidad: que mi hija tuviera 15 y yo 40. Me parece una diferencia sensata, y me permite vivir una buena parte de mi propia vida, mientras la veo extender las alas de la suya. Y por fin llegó este anhelo. Y con él, la certeza de que el nido que construyen con uno es una condición temporal, finita y pequeña donde lo que les enseñamos es a ser, nunca a pensar ni a vivir. Eso lo deciden ellos mismos.