Translate

Buscar este blog

domingo, 9 de marzo de 2008

Nómadas

Amigos, sin tratar de excusar el silencio, acá estamos. Y hablo por los cuatro de la familia.

No puedo leer el blog como ustedes, ya imaginarán la razón: la vivencia de los hechos (de los cuales compartimos con ustedes -como grandes amigos-) nos aleja del texto.

Rosie y Rodri, en primer término, están felices. Sus actividades vivenciales (y de allí las culturales, las físicas, las emocionales...) no cesan: se multiplican en torno a sus maravillosos amigos. Cada vez que se ven con sus seres significantes (nota al pie), ellos se fortalecen.

La condición nómada nos ha tenido al borde de la desesperación (a los viejos); quienes, viniendo del reino de lo seguro, del paternalismo, del proteccionismo vemos la incertidumbre como la vista del amanecer del vampiro.

Pensaba en cosas similares a estas ayer en la fiesta de los papás de Matías y de Libertad, quienes renovaban sus votos en una manifestación aumentada de alegría.

Examinar el proceso de desescolarización HOY es muy importante por la siguiente razón, nunca habíamos estado tan asustados los papás como ahora. Sin casa y sin mamá la vida es más espesa. Todo lo que sabemos está replanteado. Pareciera que uno se debiera sujetar de inmediato a las instituciones por temor a las represalias: el respiro descompasado de un niño, la sugerencia maldita de la falta de un juguete, la incertidumbre en general; estrategias todas de una automanipulación: herramienta mental situada en un borde oscuro de la cabeza.

Pero la riqueza de lo que se nos brinda en reemplazo es simplemente maravillosa y conducente a niños super poderosos. La escuela, como paradigma del establecimiento, ahora es claramente insuficiente para procurar la felicidad y la vida. Simplemente no hay una sinonimia en esa comparación.

En un par de semanas debemos estar completamente establecidos en algún lugar, hoy incierto. La vida de los niños ha sido aderezada por las circunstancias. Estamos felices de la incertidumbre, es la consecuencia lógica (y además hermosa) de la decisión a la cual nuestros hijos nos han acompañado.

Invito a los detractores a nutrir nuestro panorama con cualquier manifestación de afecto y proximidad. Actualizo la invitación a nuestros amigos: estamos en unos días de transición y los necesitamos más que nunca. Los queremos mucho a todos, nos debemos a su lectura, a su apoyo, a su logísitica a sus buenos tratos.

Ese amor en vez de la institución, es la puerta que se nos abre. Nuevamente gracias.

"El matrimonio es una maravillosa institución. Claro, si te gusta vivir en una institución", G. Marx




-----------------------------------------------------------------
Nota al pie. Hemos creado una "coalición" de nuestros seres fundamentales. Rose y Rod hemos declarado una docena de amigos fundamentales. El próximo blog ya tendrá detalles y fotos, pues mi celular me lo trajo muy amablemente mi hermana.

Nos leemos muy pronto.

1 comentario:

janneth dijo...

voy a comenzar a por el final,
"El matrimonio es una maravillosa institución. Claro, si te gusta vivir en una institución", G. Marx


me impacto la frase, nosotros que siempre nos hemos resistido a las instituciones, y nos aferramos mcuho a nosotros mismos como pareja, nos sabemos unidos desde lo mas profundo, en esta institución.

bueno pues les digo que aca tienen una amiga y con gusto les colaboraré en lo que ustedes gusten, es lindo ver como se han creado lazos tan fuertes entre los chicos, y las dos familias en general.