Translate

Buscar este blog

sábado, 23 de junio de 2012

Solsticio de verano

He tenido gran pérdida y gran ganancia. Hace rato no hablo de mis hijos aquí que se supone hablo de ellos. Rosario ha madurado con una mezcla de inocencia y consideración que admiro profundamente. Es muy sensible, pero no es débil. Se impone a veces incluso por la fuerza. Tiene caracter y suavidad. Si me lo preguntan es una mujer completa y cuando su cuerpo y su espíritu crezcan será tan inmensa que difícilmente cabrá en las mentes exiguas de mundo que nos rodea. He construido una superioridad con la desescolarización, lo reconozco. No es bueno. Pero tampoco es malo. Mis hijos son claramente distintos  a los niños masificados, su autenticidad a la vez una amenaza y una belleza.

Rodrigo es temperamental. Dulce. Con él trabajo no se ha hecho completo, aún se nota. A él, insisto, le ha tocado diferente. Y yo no he tenido las condiciones para mejorar la situación. Pero ahora que es más grande, es necesario dotarlo de sus propias libertades, que se explore y que se asuma...y hay que equipara oportunidades pedagógicas a las que tuvo Rosario. Es mi propósito.

Perdí en estos días una relación importante. Y digo perdí porque aún se encuentra en ese limbo doloroso en el que el revolcón de los sentimientos te rompe y te confunde. Pero gané en que con honestidad, había que romper el ciclo de dependencia y destrucción. Y eso toma coraje y duele y desgasta. Pero se necesita. Era una relación en la que aprendí a esconderme de mi misma para protegerme, pero eso no se puede hacer,  porque tu sabes siempre donde estas.

Y por perder gané. Hoy tuve el privilegio de ser sanada por una mujer maravillosa que con solo palabras en la distancia, actuó con tal integridad y tanto amor que fui saciada de esa necesidad de búsqueda. Es claro que los amigos no faltan nunca. así no estén. Esa es la definición de la palabra.

Estoy tocando fondo. Encuentro mis cenizas. Ni mis ojos operan ya como brasas. Todo está apagado. Pero hasta que muera, ese fondo será siempre un lugar para tomar impulso y ascender. Caeré más? Tal vez. Pero no tengo miedo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tu puedes, y eres una mujer maravillosa , sácate la piel que no es tuya...