Ir al contenido principal

muy muy triste

He estado muy muy triste. Es una tristeza que antes había sentido pero no con la intensidad de esta vez. Es una variedad de tristeza que tiene que ver con la calidad de personas que somos, la calidad de ciudadanos que somos, la calidad de gobernantes que tenemos...es una mezcla muy peculiar entre desesperanza en mi capacidad sobre el poder que tengo de cambiar las cosas, la incapacidad de crear un colectivo lo suficientemente confiable para darme ánimo cuando flaqueo, y la depresión política de no poder hacer entender a otros un engaño que nos hace ver este video como si desde su creación y hoy no hubiera pasado ni un solo día:


Un profesor hoy me escribió que de todos modos, él no tenía esperanza. Es uno de los profesores más capaces, brillantes y apasionados que conozco. Convencido. Amoroso de una manera extraña, tímida y supremamente respetuosa. Creo que siempre he estado enamorada de él. En fin. Otro amor imposible para mi colección.

Hoy con mis chicos me vi Home. Si no la vieron háganlo, hay versiones en todos los idiomas. Esta es en español. Me reprendí a mi misma cuando le decía a Rosario varias veces que había mucha gente que vivía mal, que pasaba hambre, que viera como desperdiciábamos...y me mordí la lengua. Le estaba hablando como si fuera su culpa y no la mía, la de mi generación inútil que tampoco hizo nada...

Tengo 33 años. A veces me siento como una tonta inmadura que no tiene nidea de la vida y que no controla nada, excepto la inocente de vida de estos sujetos a quienes les tocó por asignación divina esta madre perdida, loca y extraña. A veces me siento como una anciana. Por ejemplo hoy mientras leía en una revista vieja típica de peluquería de pobre (mientras le cortaban el pelo a Rosario "como el de Salo") que Carolina Sabino perdió su trabajo porque le salieron patas de gallina...y tiene 32! En fin...

Algo en el ambiente me tiene acongojada. Debe ser la imbecilidad que se me nota a leguas cuando tengo algunos o todos los siguientes comportamientos:
1. creo en lo que hago (en mi mundo, soy apasionada, en el de los demás soy una intensa)
2. digo lo que pienso (en mi mundo, soy honesta y directa, en el de los demás soy atrevida, grosera e irreverente)
3. actúo procurando ser consecuente entre lo que pienso, lo que digo y lo que hago [en mi mundo es la búsqueda de la coherencia (que es imposible lograr, por fortuna, pero es un buen tamiz ético de comportamiento, creo yo), en el de los demás, soy tonta e ingenua]
4. Y ESTA ES LA PEOR. Creo firmemente que los demás comparten estos valores conmigo. (jajaja, lo pongo aqu+i y me parece chistoso). Los demás es una masa amorfa de personas criadas de maneras muy diferentes para quienes "lo correcto" es otra cosa diferente...y a quienes no tengo derecho de juzgar ya que yo misma promuevo la diferencia como valor fundamental de la construcción colectiva....

pero... no debería haber algunos mínimos?

Por ejemplo, que todos seamos veraces. Muy dificil? Decir la verdad? Así duela. Así sea cruda?

El problema, creo, es que uno cree que acordó...y luego...ser honesto para cada quien es algo diferente. Para algunos ser honesto es expresar libremente lo que se piensa. Para otros es no robar. Y para otros es callar para no herir...

Nadie tiene razón, pero todos se sienten profundamente engañados...

Ash...qué entrada tan rara...
tan descorazonada...

que se acaben tantas esperanzas al tiempo duele como un putas.




Comentarios

Zinnia Muñoz dijo…
Acabo de pasar por los mismos sentimientos y al hablar con Fabián me dice, sí es cierto, pero nosotros no hacemos parte (del todo) de eso; estamos construyendo algo un poco diferente y eso es lo que nos debe dar un podo de tranquilidad (él siempre es muy optimista). Conciencia, coherencia, es lo que tratamos hacer y eso está muy bien!
Hola Ani, ¡tanto tiempo! No sé si me recuerdes (Isa, de Argentina: del antiguo grupo de familias educadoras "Educación Personalizada")
Pasé por aquí para ver como estaban, y me encontré con esta entrada tuya, tan conmovedora, como siempre. Tan directa, al grano; así como sos vos. Lo cierto es que no estoy muy empapada de la realidad de Colombia, pero por lo que he leído, ni que me hace falta... porque te leo y escucho el videito que subistes, y es como si estuviese oyendo hablar de la realidad de mi propio país. Cada palabra que dice ese señor en el video, pareciera salir de mi propia mente y corazón pero conrespecto a mis compatriotas argentinos y a mí misma, por supuesto. Las realidades latinoamericanas, comienzo a sospechar, son mucho más que parecidas. Comparto tus sentimientos, todos y cada uno de los que nos confiás.
En lo personal, creo que si vos allá (en tu Colombia) y yo acá (en mi Argentina) pensamos tan parecido... ¿no seremos más? ¿es que somos las únicas? ¡Definitivamente, NO! Tal vez sea cuestión de ruido.... Es que nosotras trabajamos en silencio, sin hacer mucho bochinche, por eso pareciera que somos menos. En el fondo Ani, sé que con el tiempo los frutos van a madurar. Todo cambio conlleva un proceso que requiere de TIEMPO. A no aflojar querida Ana, arriba ese ánimo!!! Que seamos silencionsas no significa que seamos pocas.
Un beso y un abrazo enormes.
Isa.
Mamá Educadora en el Hogar en Argentina y el en Mundo Entero
¡Al Carajo el Colegio!!!! y...
más Aprendices de la Vida.
MM dijo…
Ay que lindas....! Qué alivio!

Entradas más populares de este blog

¿Que es la desescolarización? (farenga)

Qué es la Desescolarización?
Por Pat Farenga ------------ --------- --------- ---

Esta es una práctica conocida también como aprendizaje dirijido por el interés, aprendizaje iniciado por el niño, natural, orgánico, ecléctico o auto dirigido. Recientemente, el término “desescolarizació n” ha sido asociado con el tipo de “escolarizació n en casa” que no utiliza un currículo fijo. En forma breve, defino a la desescolarización como la práctica de dar a los niños tanta libertad para aprender en el mundo como sus padres puedan tolerarlo. La ventaja de este método es que no requiere que usted, como padre, se convierta en alguien más, (por ejemplo en un maestro profesional derramando conocimiento en los recipientes del niño en una forma planificada).

En cambio, ustedes viven y aprenden juntos, buscando preguntas e intereses en la medida en que estos aparecen, y utilizando la escuela convencional “a demanda”, si es que se la llega a utilizar. Esta es la forma en que aprendemos antes de ir a la es…

Que horror!!!!!!!!!!!!!

Tomado de El Espectador

sábado, 09 de junio de 2007

En la enfermería del Colegio Nueva Granada de Bogotá, uno de los más prestantes de la ciudad, se repite la misma escena: una fila de alumnos de bachillerato aguarda con un recipiente de plástico en la mano, en el que antes han escupido, a que la enfermera deslice una tirilla de papel. Si la tirilla permanece blanca, los estudiantes suspiran y regresan tranquilos a su salón de clase. En cambio, si la tirilla se torna azul, el alumno debe someterse a un segundo examen, esta vez de orina, para descartar o confirmar definitivamente si ha consumido alcohol o cualquier otra sustancia psicoactiva.

Se trata de las polémicas pruebas antidopaje que en los últimos años saltaron de las competencias atléticas a los cuerpos de policía, a las empresas y ahora irrumpen en los salones de clase. En países como Estados Unidos, México o Inglaterra esta práctica ha provocado agitadas discusiones entre quienes defienden su efectividad para poner freno al cr…

Sobre religión, espiritualidad y otras cositas

Ultimamente pienso mucho en la educación religiosa de mis hijos. Vengo de una familia particular en este aspecto. Bisabuelo escéptico, bisabuela beata, tío bisabuelo masón y 3 tías bisabuelas espiritistas. Abuelos católicos 3 y ateo el 4to. Papás confundidos, aún. Mi papá ha pasado, y me paseó, por todas las religiones imaginables, desde hare krishna hasta judíos cristianos, y todo lo intermedio, una verdadera pedagogía de la creencia. Mi mamá peca y reza, y se echa la bendición, y respeta los curas, y nunca va a misa, pero a veces sí, y cuando va comulga.
Y entonces sigo yo.
Fui criada catolica por mi abuela. De niña, odiaba ir a misa, me daba una pereza infinita pero me tocaba. Durante toda mi adolescencia tuve la fortuna de pertenecer a un grupo católico llamado AJAM que, tengo que admitir, me hizo quien soy junto con el colegio. Otras formaciones posteriores sumaron, pero las estructuras de mi formación sin duda son dos pilares: AJAM y el CNG.
Tengo un amigo que dice que AJAM nos …