Ir al contenido principal

Sobre victorias y derrotas

La derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce.
Jorge Luis Borges.

Esta cita me recuerda no a Borges, sino a quien la citó en su momento, Carlos Gaviria en su discurso de aceptación de la victoria de Alvaro Uribe. Trabajé muy duro en esa campaña presidencial con bebés chiquiticos, y de nuevo, invadida de una inmensa sed de esperanza. Trabajé por la misma razón que me volví verde en esta ocasión: porque creo que en este país es DETERMINANTE quién ejerza el mando, sobre todo su eticidad, no solo para forjar los planes y políticas del futuro, sino (y de modo mucho más preeminente), para ir conformando la moral de los colombianos.

Yo me reconozco parte de un pueblo bruto y mafioso. Mucha gente se aterra que yo diga eso, pero eso es lo que somos. Algunos somos inteligentes, la gran mayoría avispados. El avispe radica en la capacidad de caber por las rendijas, haciéndole el quiebre a otros. Avivatos es lo que somos los colombianos.

Si nosotros tuvieramos una moral diferente no habría mafiosos rodeados de mujeres con las tetas infladas, y con carros gigantescos conducidos por gorilas. Y esos no serían los mejores de la cuadra. De hecho serían los peores, los que más vergüenza nos causarían. Si nuestra moral contemplara la individualidad moderna, no habría tramitadores, el concepto no existiría. Tampoco habría paraquitos de bolsillo (ah perdón, guardias de seguridad, en las puertas de los edificios del estrato 3, 4, 5 y 6 que viven en conjunto cerrado). Si nosotros estuviéramos realmente interesados en una sociedad más justa no someteríamos a las niñeras de nuestros hijos a horarios extenuantes con pagos ridículos y sin seguridad social. Si los colombianos fuéramos mejores, o quisiéramos serlo, pensaríamos más en los demás y menos en nosotros mismos.

Pero no somos así, y el señor presidente Uribe (con su secuaz innombrable y detestado), ha contribuido mucho:
"le doy en la jeta marica": violencia y ejercicio nefasto del poder
"yo le arreglo ese problemita": demagogia
"ya le doy el celular del ministro": amiguismo y clientelismo

Recuerdenlo: el man uso las insignias de la [sagrada] cruz roja internacional para un rescate militar (!!!!!!!!!!), se cruzó la frontera de un país vecino sin consultar, literalmente como Pedro por su Casa pero con plomacera, le mintió al país dándole platica a los ricos y negándoles a los campesinos pobres (Agroingreso Seguro).

Colombia es un país con doble moral. Por eso vota como vota.

Nunca olvidaré la sesión de la UPN en la que por cercade 120 minutos 22 personas hablaron mal de la escuela como lugar de muchos vicios y problemas. Le describian como un lugar equivocado, obtuso y obsoleto...

y pregunté...

y cuántos de uds. dejaron de enviar sus hijos a la escuela entonces?


La respuesta fue ninguno. La unica desecolarizadora era yo. El 90% tenía hijos yendo todos los días a lo que poco antes de mi pregunta consensuaron era una carcel vacía de sentido...

SIN COMENTARIOS.




«Necesitamos un concepto mejor de la prosperidad, una prosperidad compartida, una prosperidad duradera, una prosperidad construida sobre el concepto del desarrollo de las capacidades de la gente, dentro de los confines de un planeta finito»
Tim Jackson
Comunidad Bahá’í

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Que es la desescolarización? (farenga)

Qué es la Desescolarización?
Por Pat Farenga ------------ --------- --------- ---

Esta es una práctica conocida también como aprendizaje dirijido por el interés, aprendizaje iniciado por el niño, natural, orgánico, ecléctico o auto dirigido. Recientemente, el término “desescolarizació n” ha sido asociado con el tipo de “escolarizació n en casa” que no utiliza un currículo fijo. En forma breve, defino a la desescolarización como la práctica de dar a los niños tanta libertad para aprender en el mundo como sus padres puedan tolerarlo. La ventaja de este método es que no requiere que usted, como padre, se convierta en alguien más, (por ejemplo en un maestro profesional derramando conocimiento en los recipientes del niño en una forma planificada).

En cambio, ustedes viven y aprenden juntos, buscando preguntas e intereses en la medida en que estos aparecen, y utilizando la escuela convencional “a demanda”, si es que se la llega a utilizar. Esta es la forma en que aprendemos antes de ir a la es…

Que horror!!!!!!!!!!!!!

Tomado de El Espectador

sábado, 09 de junio de 2007

En la enfermería del Colegio Nueva Granada de Bogotá, uno de los más prestantes de la ciudad, se repite la misma escena: una fila de alumnos de bachillerato aguarda con un recipiente de plástico en la mano, en el que antes han escupido, a que la enfermera deslice una tirilla de papel. Si la tirilla permanece blanca, los estudiantes suspiran y regresan tranquilos a su salón de clase. En cambio, si la tirilla se torna azul, el alumno debe someterse a un segundo examen, esta vez de orina, para descartar o confirmar definitivamente si ha consumido alcohol o cualquier otra sustancia psicoactiva.

Se trata de las polémicas pruebas antidopaje que en los últimos años saltaron de las competencias atléticas a los cuerpos de policía, a las empresas y ahora irrumpen en los salones de clase. En países como Estados Unidos, México o Inglaterra esta práctica ha provocado agitadas discusiones entre quienes defienden su efectividad para poner freno al cr…

Sobre religión, espiritualidad y otras cositas

Ultimamente pienso mucho en la educación religiosa de mis hijos. Vengo de una familia particular en este aspecto. Bisabuelo escéptico, bisabuela beata, tío bisabuelo masón y 3 tías bisabuelas espiritistas. Abuelos católicos 3 y ateo el 4to. Papás confundidos, aún. Mi papá ha pasado, y me paseó, por todas las religiones imaginables, desde hare krishna hasta judíos cristianos, y todo lo intermedio, una verdadera pedagogía de la creencia. Mi mamá peca y reza, y se echa la bendición, y respeta los curas, y nunca va a misa, pero a veces sí, y cuando va comulga.
Y entonces sigo yo.
Fui criada catolica por mi abuela. De niña, odiaba ir a misa, me daba una pereza infinita pero me tocaba. Durante toda mi adolescencia tuve la fortuna de pertenecer a un grupo católico llamado AJAM que, tengo que admitir, me hizo quien soy junto con el colegio. Otras formaciones posteriores sumaron, pero las estructuras de mi formación sin duda son dos pilares: AJAM y el CNG.
Tengo un amigo que dice que AJAM nos …