Ir al contenido principal

toi pentando

Unschooling fundamentally is driven by a profound trust
in the human capacity to be curious.
The challenge we face, and it's a difficult one, is finding a way to
extend this trust outwards beyond the home and into the public sphere
where it is so desperately needed.
Astra Taylor


Estuve en Tayronaca, un pequeño hotel-museo-reserva-restaurante a la orilla del río Don Diego (para más referencias donde filmaron "La Misión"). El sábado dormí en la pequeña ensenadita de Taganga, y el domingo muy temprano nos fuimos al pie de la Sierra. Fui con una acompañante maravillosa, que no le temía al silencio. Fueron largas horas de meditación y contemplación de la que le limpia a uno todo por dentro. Aunque alimenté a los mosquitos me acosté temprano y me desperté antes del amanecer, para oir...para entrar en las profundas dudas que me genera el mundo occidental con todas sus comodidades y sus contradicciones...no sé que quiero, la verdad, y me da temor, pero a veces pienso que una casita en la sierra con internet sería perfecto.

Luego me asusto porque Zamila fue al centro de salud a que le cosieran una herida en la frente y no había hilo así que alguien le pegó la herida con un esparadrapo del blanco...y me acobardo. Me acobardo de los gusanos que pican, del hambre, de la ausencia de dinero, de mi incapacidad de hacer algo con las manos, de mi desconocimiento profundo del funcionamiento de la tierra, del cultivo del alimento...de la maldita educación intelectual que me despojó de mi naturaleza animal, de mi vida real y me transformó en un ser hipercefálico e inútil.

Quisiera a veces poder largarme lejos, pasar el día haciendo nada con mis hijos, viéndolos crecer, reir, caer.

Y supongo que depende de mí, tal vez podría...

tal vez podría.




**********

Estuve en la Sierra. Fueron momentos de largos silencios y pensamientos. Pensé en mis hijos, mucho, muchísimo. En el futuro de ellos, el mío. Pensé en el amor, en la soledad, en ser mujer, ser vieja, ser bella, ser. Pensé en mi crianza, en mis apegos, mis dolores. Pensé en mis defectos, en mi perfección, en mi tiempo, en mis sueños. Pensé en los de los demás. Pensé en Cartagena, en Bogotá, en vivir en una chocita de paja lejos del mundo. Pensé en internet, en el radio, en el éxito, en el fracaso, en el dinero. Pensé en el amor, en el desamor, en la cercanía, en el instante, en la distancia, en las palabras como puentes pero también como abismos.

Comentarios

Zinnia Muñoz dijo…
También lo hemos pensado... una casita en el campo... con internet... es posible y si las condiciones en algún momento nos empujan a ello sería un hecho. El apego tira muy duro, el apego a la comodidad, a la facilidad, al transporte, a las distancias, el supermercado, la biblioteca... son lastres pesados, lo importante es armarse de unas buenas tijeras para cortarlos... llegado el momento.

Entradas más populares de este blog

¿Que es la desescolarización? (farenga)

Qué es la Desescolarización?
Por Pat Farenga ------------ --------- --------- ---

Esta es una práctica conocida también como aprendizaje dirijido por el interés, aprendizaje iniciado por el niño, natural, orgánico, ecléctico o auto dirigido. Recientemente, el término “desescolarizació n” ha sido asociado con el tipo de “escolarizació n en casa” que no utiliza un currículo fijo. En forma breve, defino a la desescolarización como la práctica de dar a los niños tanta libertad para aprender en el mundo como sus padres puedan tolerarlo. La ventaja de este método es que no requiere que usted, como padre, se convierta en alguien más, (por ejemplo en un maestro profesional derramando conocimiento en los recipientes del niño en una forma planificada).

En cambio, ustedes viven y aprenden juntos, buscando preguntas e intereses en la medida en que estos aparecen, y utilizando la escuela convencional “a demanda”, si es que se la llega a utilizar. Esta es la forma en que aprendemos antes de ir a la es…

Que horror!!!!!!!!!!!!!

Tomado de El Espectador

sábado, 09 de junio de 2007

En la enfermería del Colegio Nueva Granada de Bogotá, uno de los más prestantes de la ciudad, se repite la misma escena: una fila de alumnos de bachillerato aguarda con un recipiente de plástico en la mano, en el que antes han escupido, a que la enfermera deslice una tirilla de papel. Si la tirilla permanece blanca, los estudiantes suspiran y regresan tranquilos a su salón de clase. En cambio, si la tirilla se torna azul, el alumno debe someterse a un segundo examen, esta vez de orina, para descartar o confirmar definitivamente si ha consumido alcohol o cualquier otra sustancia psicoactiva.

Se trata de las polémicas pruebas antidopaje que en los últimos años saltaron de las competencias atléticas a los cuerpos de policía, a las empresas y ahora irrumpen en los salones de clase. En países como Estados Unidos, México o Inglaterra esta práctica ha provocado agitadas discusiones entre quienes defienden su efectividad para poner freno al cr…

Sobre religión, espiritualidad y otras cositas

Ultimamente pienso mucho en la educación religiosa de mis hijos. Vengo de una familia particular en este aspecto. Bisabuelo escéptico, bisabuela beata, tío bisabuelo masón y 3 tías bisabuelas espiritistas. Abuelos católicos 3 y ateo el 4to. Papás confundidos, aún. Mi papá ha pasado, y me paseó, por todas las religiones imaginables, desde hare krishna hasta judíos cristianos, y todo lo intermedio, una verdadera pedagogía de la creencia. Mi mamá peca y reza, y se echa la bendición, y respeta los curas, y nunca va a misa, pero a veces sí, y cuando va comulga.
Y entonces sigo yo.
Fui criada catolica por mi abuela. De niña, odiaba ir a misa, me daba una pereza infinita pero me tocaba. Durante toda mi adolescencia tuve la fortuna de pertenecer a un grupo católico llamado AJAM que, tengo que admitir, me hizo quien soy junto con el colegio. Otras formaciones posteriores sumaron, pero las estructuras de mi formación sin duda son dos pilares: AJAM y el CNG.
Tengo un amigo que dice que AJAM nos …