Ir al contenido principal

In memoriam Edda

Ayer alguien murió, no importa quien. Asistir a un entierro, con sus ceremonias de dolor y sus reiteraciones es, además de tedioso, muy edificante. Lo pone a uno a pensar y observar. Le recuerda a uno que uno también se va a morir.

Para los niños la muerte es algo que los adultos no entendemos. Por ejemplo, Rosario ha dicho varias veces "ay pobre" cuando uno le dice que se muere alguien (muchas veces no recuerda bien la referencia de quien muere sino por un regalito que le dio hace un año, o algo así), pero hoy ante el noticiero de la mañana en que recordaron dos víctimas dijo: "menos mal que solo fueron dos. Dos no importa, no ma?" Y yo le dije como la adulta que soy (¿qué habrá pasado con mis otras múltiples edades?) "no miamor, cualquier vida importa, así sea una, así suene "poquito". Me acordé del dolor que causa una sola muerte. Una sola desgarra a varios miembros de una familia, los exprime de ausencia, de desesperación. Rosario ha visto morir múltiples palomas y ratoncitos a manos de nuestro gato, Gota; ha sufrido con lágrimas el haber asesinado a un caracol con su zapato, sin querer; ha visto morir a dos de sus gatos y a una camada de gatitos recién nacidos; pero también ha dicho "mátala!", refiriéndose a una araña.

Algo dentro de mi se rehusa a que mi hija vea a un muerto, ya sea en la calle o en un féretro. NO la llevo a funerarias. Simplemente no me gusta, tampoco sé por que.

¡¿Qué cuernos será para ella la muerte!?

A veces, Rosario se preocupa por el día en que muera Nana, su bisabuela, a quien adora.

Yo recuerdo la muerte desde muy pequeña, como un abandono sin razones.

Pero también hay otras muertes. Unas, las mejores, las muertes alegres. Las que, en la compañía de los seres queridos, llegan como un soplo de esperanza. Las que no producen dolor sino sosiego.

¿Será que el dolor estridente de la muerte inesperada tiene algo que ver con la culpa? Tal vez sea que a los demás se les quedaron tantas palabras para el muerto, tantas cosas que no se dijeron y se dejaron para después, tantos insultos que, esos sí, llegaron de inmediato.

(Paréntesis: que horrible que en las funerarias la gente charle, se fume los mil cigarrillos, se encuentre, se ría...no sé qué espero de eso, tal vez una demostración de respeto, no sé, pero me parece desgraciadísimo. Y entre más rico el muerto, es peor el coctel mortuorio.)

El punto es, como dijo alguien que no me acuerdo, "en vida, hermano, en vida". Cuando el cura hablaba ayer del cielo, con tanta certeza de encontrarlo, yo me preocupé porque qué pereza no tener tal tranquilidad. Eso del reino perfecto donde todos nos vamos a encontrar suena bonito pero siempre me ha hecho dudar sobre quiénes se encuentran, qué edad tienen cuando lo hacen, dónde caben, en fin...mi típica pragmática de la vida, en la muerte.

Me hubiera gustado acercarme más a vos, Edda, pero no lo hice. En vida, debí hacerlo, en vida.

Comentarios

Anónimo dijo…
Me parece muy valiente lo q' quieren hacer.


Si puedo sugerirles dos cosas:

a) El trabajo de Fidel Morales y la Bioenergética.
b) Los talleres de AVP.
c) Inscribir a los niños en una escuela de artes marciales, con el objetivo en mente de que aprendan simplemente a conocer su cuerpo.

Del resto,
uds. tienen mucha tinta por donde elegir.

Y para finalizar,
miren este site, por favor:
www.aliveandwell.org

Otras verdades sobre el VIH.

¡Suerte!

Entradas más populares de este blog

¿Que es la desescolarización? (farenga)

Qué es la Desescolarización?
Por Pat Farenga ------------ --------- --------- ---

Esta es una práctica conocida también como aprendizaje dirijido por el interés, aprendizaje iniciado por el niño, natural, orgánico, ecléctico o auto dirigido. Recientemente, el término “desescolarizació n” ha sido asociado con el tipo de “escolarizació n en casa” que no utiliza un currículo fijo. En forma breve, defino a la desescolarización como la práctica de dar a los niños tanta libertad para aprender en el mundo como sus padres puedan tolerarlo. La ventaja de este método es que no requiere que usted, como padre, se convierta en alguien más, (por ejemplo en un maestro profesional derramando conocimiento en los recipientes del niño en una forma planificada).

En cambio, ustedes viven y aprenden juntos, buscando preguntas e intereses en la medida en que estos aparecen, y utilizando la escuela convencional “a demanda”, si es que se la llega a utilizar. Esta es la forma en que aprendemos antes de ir a la es…

Que horror!!!!!!!!!!!!!

Tomado de El Espectador

sábado, 09 de junio de 2007

En la enfermería del Colegio Nueva Granada de Bogotá, uno de los más prestantes de la ciudad, se repite la misma escena: una fila de alumnos de bachillerato aguarda con un recipiente de plástico en la mano, en el que antes han escupido, a que la enfermera deslice una tirilla de papel. Si la tirilla permanece blanca, los estudiantes suspiran y regresan tranquilos a su salón de clase. En cambio, si la tirilla se torna azul, el alumno debe someterse a un segundo examen, esta vez de orina, para descartar o confirmar definitivamente si ha consumido alcohol o cualquier otra sustancia psicoactiva.

Se trata de las polémicas pruebas antidopaje que en los últimos años saltaron de las competencias atléticas a los cuerpos de policía, a las empresas y ahora irrumpen en los salones de clase. En países como Estados Unidos, México o Inglaterra esta práctica ha provocado agitadas discusiones entre quienes defienden su efectividad para poner freno al cr…

Sobre religión, espiritualidad y otras cositas

Ultimamente pienso mucho en la educación religiosa de mis hijos. Vengo de una familia particular en este aspecto. Bisabuelo escéptico, bisabuela beata, tío bisabuelo masón y 3 tías bisabuelas espiritistas. Abuelos católicos 3 y ateo el 4to. Papás confundidos, aún. Mi papá ha pasado, y me paseó, por todas las religiones imaginables, desde hare krishna hasta judíos cristianos, y todo lo intermedio, una verdadera pedagogía de la creencia. Mi mamá peca y reza, y se echa la bendición, y respeta los curas, y nunca va a misa, pero a veces sí, y cuando va comulga.
Y entonces sigo yo.
Fui criada catolica por mi abuela. De niña, odiaba ir a misa, me daba una pereza infinita pero me tocaba. Durante toda mi adolescencia tuve la fortuna de pertenecer a un grupo católico llamado AJAM que, tengo que admitir, me hizo quien soy junto con el colegio. Otras formaciones posteriores sumaron, pero las estructuras de mi formación sin duda son dos pilares: AJAM y el CNG.
Tengo un amigo que dice que AJAM nos …