Ir al contenido principal

Soy muy rara: nostalgias de Bogotá

Prefiero la verdad a la mentira. Prefiero herir de frente que matar por la espalda. Prefiero ser intensa que indiferente. Prefiero comprometerme a fondo en lo que haga. Prefiero darle chance a la vida de demostrar su grandeza. Prefiero no hacerme la tonta ante la desgracia. Prefiero asumir costos hasta las últimas consecuencias, prefiero la dignidad que la retirada. Prefiero no sentir lástima por nadie.

Soy dura. Odio la incoherencia y la incompetencia. Odio a los que se dan por vencidos sin intentarlo.

Más dura conmigo misma que con nadie. Por eso tengo el cuero curtido y la meta un poco mejor trazada…que ayer.

Prefiero ser libre del pensamiento. Me queda un poco grande la palabra libertaria. Pero en las noches me sueño con la bella acracia, y mi comunidad, tan olvidada, tan distante.

Me duele el mundo y creo que todavía puedo, no tengo que, cambiarlo.

Sé que ni la juventud, ni la belleza están en el cuerpo. Me desconcierta todo lo que por el cuerpo pasa. Me aturden las opciones capitales; para elegir, prefiero elegir la vida que la lasaña.

Duermo desnuda, sueño despierta, odio que tengan quejas de mi, y tantos las tienen, que no comprendo, no me adapto, no me gusta.

Soy masculino y femenina, por fortuna ya no quepo en estas faldas.

Comentarios

Anónimo dijo…
que viva Bogota!!!joseajd@yahoo.com

Entradas más populares de este blog

¿Que es la desescolarización? (farenga)

Qué es la Desescolarización?
Por Pat Farenga ------------ --------- --------- ---

Esta es una práctica conocida también como aprendizaje dirijido por el interés, aprendizaje iniciado por el niño, natural, orgánico, ecléctico o auto dirigido. Recientemente, el término “desescolarizació n” ha sido asociado con el tipo de “escolarizació n en casa” que no utiliza un currículo fijo. En forma breve, defino a la desescolarización como la práctica de dar a los niños tanta libertad para aprender en el mundo como sus padres puedan tolerarlo. La ventaja de este método es que no requiere que usted, como padre, se convierta en alguien más, (por ejemplo en un maestro profesional derramando conocimiento en los recipientes del niño en una forma planificada).

En cambio, ustedes viven y aprenden juntos, buscando preguntas e intereses en la medida en que estos aparecen, y utilizando la escuela convencional “a demanda”, si es que se la llega a utilizar. Esta es la forma en que aprendemos antes de ir a la es…

Que horror!!!!!!!!!!!!!

Tomado de El Espectador

sábado, 09 de junio de 2007

En la enfermería del Colegio Nueva Granada de Bogotá, uno de los más prestantes de la ciudad, se repite la misma escena: una fila de alumnos de bachillerato aguarda con un recipiente de plástico en la mano, en el que antes han escupido, a que la enfermera deslice una tirilla de papel. Si la tirilla permanece blanca, los estudiantes suspiran y regresan tranquilos a su salón de clase. En cambio, si la tirilla se torna azul, el alumno debe someterse a un segundo examen, esta vez de orina, para descartar o confirmar definitivamente si ha consumido alcohol o cualquier otra sustancia psicoactiva.

Se trata de las polémicas pruebas antidopaje que en los últimos años saltaron de las competencias atléticas a los cuerpos de policía, a las empresas y ahora irrumpen en los salones de clase. En países como Estados Unidos, México o Inglaterra esta práctica ha provocado agitadas discusiones entre quienes defienden su efectividad para poner freno al cr…

Sobre religión, espiritualidad y otras cositas

Ultimamente pienso mucho en la educación religiosa de mis hijos. Vengo de una familia particular en este aspecto. Bisabuelo escéptico, bisabuela beata, tío bisabuelo masón y 3 tías bisabuelas espiritistas. Abuelos católicos 3 y ateo el 4to. Papás confundidos, aún. Mi papá ha pasado, y me paseó, por todas las religiones imaginables, desde hare krishna hasta judíos cristianos, y todo lo intermedio, una verdadera pedagogía de la creencia. Mi mamá peca y reza, y se echa la bendición, y respeta los curas, y nunca va a misa, pero a veces sí, y cuando va comulga.
Y entonces sigo yo.
Fui criada catolica por mi abuela. De niña, odiaba ir a misa, me daba una pereza infinita pero me tocaba. Durante toda mi adolescencia tuve la fortuna de pertenecer a un grupo católico llamado AJAM que, tengo que admitir, me hizo quien soy junto con el colegio. Otras formaciones posteriores sumaron, pero las estructuras de mi formación sin duda son dos pilares: AJAM y el CNG.
Tengo un amigo que dice que AJAM nos …