Ir al contenido principal

Noventa y nueve minutos

Esa es la cifra promedio que nos da cuando pensamos el tiempo que pasamos en el parque cada vez que vamos. Claro, hay días corticos que la cuenta apenas sobrepasa los nueve, y días que incluimos picnic y tales.


Hoy quiero hacer referencia al parque del Simón Bolivar, en Bogotá. Este nos ha dado muchas satisfacciones. El nivel de dificultad de los juegos es bien alt. Los chicos se esfuerzan mucho por alcanzar sus metas y papá se esfuerza también por encontrar el límite entre lo peligroso y lo emociante.


Rosario se sube con una agilidad maravillosa a todo. Tenemos un protocolo de pedir ayuda sólo en casos que realmente se amerite. Rodrigo, que no puede despegarse del piso como su hermana, grita constantemente que necesita ayuda. Pero Rosario al mismo tiempo disfruta y se evalúa sus límites y comprende que el hermanito menor aun necesita solidaridad y ayuda.

¿Qué hace que la niña sea naturalmente solidaria? ¿Será que puede determinar que el otro es su hermano.... y "le toca"? No se. Me aventuro a creer que los niños naturalmente son solidarios, pero cuando se encuentran en un ambiente de competencia y homogeneidad por el rasero más bajo restringen la candidez con la que dan su ayuda.

No veo ninguna foto panorámica del parque. Cuando regresemos la tomaré para mostrársela.

Bye!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Que es la desescolarización? (farenga)

Qué es la Desescolarización?
Por Pat Farenga ------------ --------- --------- ---

Esta es una práctica conocida también como aprendizaje dirijido por el interés, aprendizaje iniciado por el niño, natural, orgánico, ecléctico o auto dirigido. Recientemente, el término “desescolarizació n” ha sido asociado con el tipo de “escolarizació n en casa” que no utiliza un currículo fijo. En forma breve, defino a la desescolarización como la práctica de dar a los niños tanta libertad para aprender en el mundo como sus padres puedan tolerarlo. La ventaja de este método es que no requiere que usted, como padre, se convierta en alguien más, (por ejemplo en un maestro profesional derramando conocimiento en los recipientes del niño en una forma planificada).

En cambio, ustedes viven y aprenden juntos, buscando preguntas e intereses en la medida en que estos aparecen, y utilizando la escuela convencional “a demanda”, si es que se la llega a utilizar. Esta es la forma en que aprendemos antes de ir a la es…

Que horror!!!!!!!!!!!!!

Tomado de El Espectador

sábado, 09 de junio de 2007

En la enfermería del Colegio Nueva Granada de Bogotá, uno de los más prestantes de la ciudad, se repite la misma escena: una fila de alumnos de bachillerato aguarda con un recipiente de plástico en la mano, en el que antes han escupido, a que la enfermera deslice una tirilla de papel. Si la tirilla permanece blanca, los estudiantes suspiran y regresan tranquilos a su salón de clase. En cambio, si la tirilla se torna azul, el alumno debe someterse a un segundo examen, esta vez de orina, para descartar o confirmar definitivamente si ha consumido alcohol o cualquier otra sustancia psicoactiva.

Se trata de las polémicas pruebas antidopaje que en los últimos años saltaron de las competencias atléticas a los cuerpos de policía, a las empresas y ahora irrumpen en los salones de clase. En países como Estados Unidos, México o Inglaterra esta práctica ha provocado agitadas discusiones entre quienes defienden su efectividad para poner freno al cr…

Sobre religión, espiritualidad y otras cositas

Ultimamente pienso mucho en la educación religiosa de mis hijos. Vengo de una familia particular en este aspecto. Bisabuelo escéptico, bisabuela beata, tío bisabuelo masón y 3 tías bisabuelas espiritistas. Abuelos católicos 3 y ateo el 4to. Papás confundidos, aún. Mi papá ha pasado, y me paseó, por todas las religiones imaginables, desde hare krishna hasta judíos cristianos, y todo lo intermedio, una verdadera pedagogía de la creencia. Mi mamá peca y reza, y se echa la bendición, y respeta los curas, y nunca va a misa, pero a veces sí, y cuando va comulga.
Y entonces sigo yo.
Fui criada catolica por mi abuela. De niña, odiaba ir a misa, me daba una pereza infinita pero me tocaba. Durante toda mi adolescencia tuve la fortuna de pertenecer a un grupo católico llamado AJAM que, tengo que admitir, me hizo quien soy junto con el colegio. Otras formaciones posteriores sumaron, pero las estructuras de mi formación sin duda son dos pilares: AJAM y el CNG.
Tengo un amigo que dice que AJAM nos …