Ir al contenido principal

Esas cosas de volver a empezar

Cambiamos de clima, de ropa, de casa, de vida. Vemos el mar todos los días. Aprendimos con certeza a predecir el clima. Nos convertimos en piratas, en marinos, en grandes navegantes, en mitos, en leyendas y en fantasmas. Establecimos con facilidad las tan ansiadas rutinas. Aparecieron naturalmente entre las posibilidades y las limitaciones. Comimos nuevos manjares, nuevos dulces. Ya no nos pican los zancudos. Aparecieron en nuestro lenguaje los bicitaxis, los nísperos, las mariamulatas, las gaviotas, los pelícanos, las murallas, los corozos, los bollos, la cotidianidad de las patillas. Visibles fragatas, transatlánticos, bergantines, y veleros. Convivimos con la piel y la desnudez. Mamá a vuleto a jugar intensamente, a hacer castillos, a cavar, a tirarse por un rodadero, a montar en los columpios. El bicitaxi también es un juego. Volvimos a dormir juntos.

Ha sido una importante oportunidad de reinventarse. Pero también de afianzar lo que no cambia. De reencontrarse.

Nos hacen falta amigos, a los tres, a mi por que no puedo estar con ellos, a ellos, porque como en Bogotá, la inserción toma su tiempo. Y tiempos específicos entre nosotros: Soledad para Rodrigo, tardes de sol con Rosario. Papá sigue en Bogotá pese a la esperanza que amanece con Rodri todas las mañanas. Hace calor! Mamá se preocupa con frecuencia. Aquí hemos conocido a una mamá iracunda. Hemos cocinado poco. Nos da alergia. Y asma, por el aire acondicionado. Caminar es sinónimo de ampolla y agua, de arena. Nos hacen falta los nuestros. Y aquí no tenemos mascota—aunque los vecinos nos prestan las suyas por un rato, para jugar (Muñeca y Lucas).

Todo en la vida tiene dos caras. No sé cómo decidir…no sé.

Comentarios

Ana Maria D dijo…
quizás no sea nada claro pero con mis amigos soliamos decir: Busca en tu interior!

Entradas más populares de este blog

¿Que es la desescolarización? (farenga)

Qué es la Desescolarización?
Por Pat Farenga ------------ --------- --------- ---

Esta es una práctica conocida también como aprendizaje dirijido por el interés, aprendizaje iniciado por el niño, natural, orgánico, ecléctico o auto dirigido. Recientemente, el término “desescolarizació n” ha sido asociado con el tipo de “escolarizació n en casa” que no utiliza un currículo fijo. En forma breve, defino a la desescolarización como la práctica de dar a los niños tanta libertad para aprender en el mundo como sus padres puedan tolerarlo. La ventaja de este método es que no requiere que usted, como padre, se convierta en alguien más, (por ejemplo en un maestro profesional derramando conocimiento en los recipientes del niño en una forma planificada).

En cambio, ustedes viven y aprenden juntos, buscando preguntas e intereses en la medida en que estos aparecen, y utilizando la escuela convencional “a demanda”, si es que se la llega a utilizar. Esta es la forma en que aprendemos antes de ir a la es…

Que horror!!!!!!!!!!!!!

Tomado de El Espectador

sábado, 09 de junio de 2007

En la enfermería del Colegio Nueva Granada de Bogotá, uno de los más prestantes de la ciudad, se repite la misma escena: una fila de alumnos de bachillerato aguarda con un recipiente de plástico en la mano, en el que antes han escupido, a que la enfermera deslice una tirilla de papel. Si la tirilla permanece blanca, los estudiantes suspiran y regresan tranquilos a su salón de clase. En cambio, si la tirilla se torna azul, el alumno debe someterse a un segundo examen, esta vez de orina, para descartar o confirmar definitivamente si ha consumido alcohol o cualquier otra sustancia psicoactiva.

Se trata de las polémicas pruebas antidopaje que en los últimos años saltaron de las competencias atléticas a los cuerpos de policía, a las empresas y ahora irrumpen en los salones de clase. En países como Estados Unidos, México o Inglaterra esta práctica ha provocado agitadas discusiones entre quienes defienden su efectividad para poner freno al cr…

Este día de la madre es el que soñe

Quise tener a mis hijos joven para llegar un día a esta realidad: que mi hija tuviera 15 y yo 40. Me parece una diferencia sensata, y me permite vivir una buena parte de mi propia vida, mientras la veo extender las alas de la suya. Y por fin llegó este anhelo. Y con él, la certeza de que el nido que construyen con uno es una condición temporal, finita y pequeña donde lo que les enseñamos es a ser, nunca a pensar ni a vivir. Eso lo deciden ellos mismos.