Translate

Buscar este blog

miércoles, 11 de noviembre de 2015

palabras implosas

cuando escribia activamente en este blog, me pasaba a menudo que  las entradas se me arremolinaban en la cabeza esperando salir. Llevo así varios días...con las letras rascándome las puntas de los dedos, y las ideas que se materializan y evaporan en un mismo movimiento....tengo que escribir, tengo que escribir sobre cómo me siento.


la ulima entrada que publique la hice en mayo 8. pero la publique ahora, hace 30 segundos. Se quedo en borrador por siempre. Olvide que aqui publico sin pudor de ver nada terminado, concluso, coherente.

Es mi lugar de desahogo.


Acabo de ver el principito. Y el sermon de regreso en el carro fue llorandoles a mis hijos lo dificil que ha sido criarlos lejos dle mundo de la protagonista....de lo fuerte y exigente que ha sido. De lo mucho que me decepciona cuando los veo asumir actitudes de poca libertad...lloré mucho.

Quizá dejé de ser niña demasiado rápido y hasta ahora estoy procesando ese duelo.


Preciosa película.

In crescendo

No cierro este blog. Ya no lo frecuento como antes pero no sabría donde poner mis preguntas más complejas. No sabría como sacarlas de mi sistema pasándolas por palabras que además de estar ahí para leer después y conocerme a mi misma, tengan la virtud de servir de reflexión a otros, sobre todo a otrAs.

Soy la mamá de una adolescente.

Salí con paso firme y mirada segura de una infancia interesante, y entré con paso aterrado, mirada insegura, y grito destellante en la adolescencia. Rosario, como en una película cualquiera, de repente una mañana amaneció adolescente. Se puso audífonos, canto "canciones en inglés" y empezó a bailar salsa y música electrónica. Empezó a hacerme phubbing todo el tiempo y exigió dormir en una habitación aparte de la de su hermano. De repente Rodrigo y yo parecemos oler muy mal y ella pasa largas horas en su habitación "haciendo su vida". Coge buseta, hace pataletas con llanto (hace por lo menos 9 años no las hacía), y grita. GRITA.

Y yo también. Grito, doy ordenes, miro feo....REFEO.

Estoy haciéndolo super equivocadamente y lo se. LO SE! ME veo y me dan pena los miles de horas de lectura que he hecho, que se van en un segundo cuando tengo en frente a esta pequeña malacarosa que hace un par de meses se arrunchaba conmigo en la cama a ver pelis en una suerte de luna de miel infantil que por desgracia, y como las otras lunas de miel, terminó muy pronto. Justo cuando sentí que todo iba salir bien, aquí voy improvisando.

Grito. Doy ordenes. LLoro. Cualquiera que me conoce sabría la verdad: estoy aterrada. NO se como actuar. No tengo el referente correcto en mi propia adolescencia y por ende mi motor de "reacción automatico" es bastante equivocado. BASTANTE. Grito. Doy ordenes. Grito. Lloro. Me siento culpable. Me siento peor. Pido disculpas. Hago prep talk, converso bien...

Y vuelvo a gritar.

Justo además esto paso cuando pasan dos cosas en mi vida profesional que me important muchísimo:
1. FEM crecio. Monto una oficina mas grande en medio deloq ue será un coworking que incluye un Hostal para voluntarios. TIenen que venir!!!!!!!!! PEro es MUCHO trabajo, de muchos tipos...y la vaina con innovar es que no es fácil, nadie te da instrucciones y requiere que estes MUY pendiente.