Ir al contenido principal

patriotismo, identidad y orgullo

No me gusta mucho el nacionalismo, entendido como ese sentido de pertenencia que te hace sentir "mejor" que los otros por ser de algún lado, o de alguna manera. Me parece peligroso. Pero me encanta el sentido de pertenencia, representado en el orgullo que te da pertenecer a un grupo, entender cómo es y por qué es así, y sentirte orgulloso de sus formas de expresión y su diversidad.

Por eso me molestaba el patrioterismo uribista y la exclusión antipática de frases como "chibchombianos" para hablar de cosas ramplonas y feas.

En nuestra casa nueva en Getsemaní (ah, por cierto, no les hemos contado que de nuevo nos mudamos, que la casa anterior tenía problemas serios y que por una jugada del destino terminamos viviendo aquí en este hermoso barrio vivo), hemos vivido (estamos viviendo) una forma linda de entender la historia, quiénes somos, por qué, todo eso. Y es a través de vivir con ganas las fiestas de independencia. En estos días me sentía orgullosa de que mis hijos se supieran el himno de Cartagena por lo que considero yo son las razones correctas: porque la amamos, sabemos lo que dice, cantamos con orgullo porque sbemos lo importante de lo que dice [no porque nos toco cantarlo todas las semanas obligados en el colegio]. Aquí, cachachos como somos, nos fluye el himno, por su hermosura melódica y por su hermosa y libertaria letra.

Pues...Rosario esta mañana amaneció con Rodri trasncribiendo el himno a un cartón para pegar en su cuarto, viendo videos en Youtube sobre lo que pasó en Getsemaní el 11 de noviembre (y la familia Piñeres, con quienes desfilamos ayer), y haciendo con regla y colores una bandera de Cartagena. Todo esto sin necesidad de clase ni de cívica, ni de sociales, ni de mastra mandona que te obliga a aprenderte quién eres de memoria. Todo fue por que quiere, al calor de un poco de espuma, maicena, y una programación pública maravillosa fomentada por el IPCC, para que los colombianos nos reconozcamos un poco cartageneros vengamos de donde vengamos.

Lindisimos los libros de historia que repartio la alcaldesa casa por casa en mi barrio. Lindísimas las banderas que engalanan a TODAS las casas. Linda esta sensación de orgullo patrio por la declaratoria de una independencia que aún hoy no logramos. Bonita forma de celebrar el BICENTENARIO. Se que lo recordaremos. Los 3. Y eso es lo importante.

Comentarios

Nily3 dijo…
Mi concepto de Getsemaní cambió 180º.
Gracias por eso.

Entradas más populares de este blog

¿Que es la desescolarización? (farenga)

Qué es la Desescolarización?
Por Pat Farenga ------------ --------- --------- ---

Esta es una práctica conocida también como aprendizaje dirijido por el interés, aprendizaje iniciado por el niño, natural, orgánico, ecléctico o auto dirigido. Recientemente, el término “desescolarizació n” ha sido asociado con el tipo de “escolarizació n en casa” que no utiliza un currículo fijo. En forma breve, defino a la desescolarización como la práctica de dar a los niños tanta libertad para aprender en el mundo como sus padres puedan tolerarlo. La ventaja de este método es que no requiere que usted, como padre, se convierta en alguien más, (por ejemplo en un maestro profesional derramando conocimiento en los recipientes del niño en una forma planificada).

En cambio, ustedes viven y aprenden juntos, buscando preguntas e intereses en la medida en que estos aparecen, y utilizando la escuela convencional “a demanda”, si es que se la llega a utilizar. Esta es la forma en que aprendemos antes de ir a la es…

Que horror!!!!!!!!!!!!!

Tomado de El Espectador

sábado, 09 de junio de 2007

En la enfermería del Colegio Nueva Granada de Bogotá, uno de los más prestantes de la ciudad, se repite la misma escena: una fila de alumnos de bachillerato aguarda con un recipiente de plástico en la mano, en el que antes han escupido, a que la enfermera deslice una tirilla de papel. Si la tirilla permanece blanca, los estudiantes suspiran y regresan tranquilos a su salón de clase. En cambio, si la tirilla se torna azul, el alumno debe someterse a un segundo examen, esta vez de orina, para descartar o confirmar definitivamente si ha consumido alcohol o cualquier otra sustancia psicoactiva.

Se trata de las polémicas pruebas antidopaje que en los últimos años saltaron de las competencias atléticas a los cuerpos de policía, a las empresas y ahora irrumpen en los salones de clase. En países como Estados Unidos, México o Inglaterra esta práctica ha provocado agitadas discusiones entre quienes defienden su efectividad para poner freno al cr…

Este día de la madre es el que soñe

Quise tener a mis hijos joven para llegar un día a esta realidad: que mi hija tuviera 15 y yo 40. Me parece una diferencia sensata, y me permite vivir una buena parte de mi propia vida, mientras la veo extender las alas de la suya. Y por fin llegó este anhelo. Y con él, la certeza de que el nido que construyen con uno es una condición temporal, finita y pequeña donde lo que les enseñamos es a ser, nunca a pensar ni a vivir. Eso lo deciden ellos mismos.