Ir al contenido principal

un poquito de agrio en un muchito de DULCE

Ya comienza a llegar la normalidad. Hoy estrenamos cortinas y cojines en el cuarto de los niños...comencé a empollar su regreso, a saborearlo. De nuevo hay comida en la nevera, los juguetes y la ropa estan limpísimos y ordenadas...todo está en su lugar... yo estoy nerviosa, esperando su aparición.

He hecho todo lo que normalmente hago en preparación para estar más tiempo con ellos: he planeado, planeado, planeado. Contacté una acompañante nueva, dí miles de instrucciones a Marthica, armé nuevos menús, hice un archivo en excel con mi horario ideal y el de ellos, para robarme todo el tiempo posible y poder acompañarlos mas, otro archivo en excel controla sus gastos y los mios. Aunque estos planes son muy falibles, me sirve pensar que tengo una estrategia de acción a la cual puedo remitirme, para funcionar "en automático". No se si me entiendan, pero con tanta cosa...una mujer como yo necesita de eso. Anoche soñé con mis chicos, cómo los quiero...como quiero tenerlos aquí cerquita entre mis brazos.



Me duele la paradoja eterna de estar con ellos, sin estar con ellos. Mario ha sorteado bien esa complejidad; yo quizá no lo lo logre nunca porque somos tan diferentes frente a algunas cosas...por ejemplo, excel nunca hubiera sido una palabra usada en una entrada sobre la llegada de los chicos. Solo que así lo hago yo, así tomo control de mi mundo que, cuando no están, se descontrola...no hago mercado, no como bien, duermo aún menos, gasto más...en fin.

Y sin embargo, con la crudeza que este blog tiene a veces para la idea romántica de la maternidad, desde ayer también hago un pequeño duelo. El duelo de mi tiempo-espacio. Cuando los chicos no están vivo una vida vacía de actividades con ellos, que se va llenando, despacio, de las cosas que a mi me gusta hacer... una vida a la que la mayoría de madres renunciamos por amor sin darnos cuenta. Una vida que, mientras no lo notamos, no nos hace falta, pero, en tiempos como éstos en los que los chicos no están, yo recupero intensamente, y la cual seguramente se desdibujará por los placeres emotivos, los rigores económicos, los abusos temporales, las presencias y concurrencias de la crianza.

En la política pública de mujeres de Cartagena (que les mencioné en la entrada pasada) aparece el derecho al ocio como un derecho diferencial de las mujeres. Interesante y acertadísimo. Ser mujer hoy implica ceder todos los espacios a producir dinero (trabajar), cuidar (hijos, padres, parejas, amigos), y mantener (limpiar, hacer mercado, coser, organizar). Se nos olvida descansar, ser cuidadas e ignorar el desorden...

Ese es el poquito de caos que me duele perder.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Que es la desescolarización? (farenga)

Qué es la Desescolarización?
Por Pat Farenga ------------ --------- --------- ---

Esta es una práctica conocida también como aprendizaje dirijido por el interés, aprendizaje iniciado por el niño, natural, orgánico, ecléctico o auto dirigido. Recientemente, el término “desescolarizació n” ha sido asociado con el tipo de “escolarizació n en casa” que no utiliza un currículo fijo. En forma breve, defino a la desescolarización como la práctica de dar a los niños tanta libertad para aprender en el mundo como sus padres puedan tolerarlo. La ventaja de este método es que no requiere que usted, como padre, se convierta en alguien más, (por ejemplo en un maestro profesional derramando conocimiento en los recipientes del niño en una forma planificada).

En cambio, ustedes viven y aprenden juntos, buscando preguntas e intereses en la medida en que estos aparecen, y utilizando la escuela convencional “a demanda”, si es que se la llega a utilizar. Esta es la forma en que aprendemos antes de ir a la es…

Que horror!!!!!!!!!!!!!

Tomado de El Espectador

sábado, 09 de junio de 2007

En la enfermería del Colegio Nueva Granada de Bogotá, uno de los más prestantes de la ciudad, se repite la misma escena: una fila de alumnos de bachillerato aguarda con un recipiente de plástico en la mano, en el que antes han escupido, a que la enfermera deslice una tirilla de papel. Si la tirilla permanece blanca, los estudiantes suspiran y regresan tranquilos a su salón de clase. En cambio, si la tirilla se torna azul, el alumno debe someterse a un segundo examen, esta vez de orina, para descartar o confirmar definitivamente si ha consumido alcohol o cualquier otra sustancia psicoactiva.

Se trata de las polémicas pruebas antidopaje que en los últimos años saltaron de las competencias atléticas a los cuerpos de policía, a las empresas y ahora irrumpen en los salones de clase. En países como Estados Unidos, México o Inglaterra esta práctica ha provocado agitadas discusiones entre quienes defienden su efectividad para poner freno al cr…

Este día de la madre es el que soñe

Quise tener a mis hijos joven para llegar un día a esta realidad: que mi hija tuviera 15 y yo 40. Me parece una diferencia sensata, y me permite vivir una buena parte de mi propia vida, mientras la veo extender las alas de la suya. Y por fin llegó este anhelo. Y con él, la certeza de que el nido que construyen con uno es una condición temporal, finita y pequeña donde lo que les enseñamos es a ser, nunca a pensar ni a vivir. Eso lo deciden ellos mismos.