Translate

Buscar este blog

lunes, 31 de diciembre de 2012

Para el año 2013

Difícil recordar un año más sufrido que este, y por el cual me sienta más agradecida. No se cómo correlaciona esto en mi balance final pero así es. Siento que crecí infinitamente, que hoy soy claramente mejor ser humano, en gran parte porque reconozco mis limitaciones y soy capaz de mirarme en un espejo con valentía y respeto. No le temo a lo que hay, aunque haya manchas y errores. Creo que ese es el mejor logro del año. Fue dificilísimo, sufrí ataques, traiciones y deserciones. Me sentí abandonada, no querida, desertada, traicionada. Sentí durante buena parte del tiempo que había desperdiciado mi energía y mi pasión en proyectos de toda índole que no valían la pena. Fracasé de mil formas, laboralmente, afectivamente, en mi proyecto personal de FEM. Super lo que era dormir todas las noches sin dormir. Y despertar queriendo no pararse. Fui perseguida, chantajeada, odiada y despreciada. Fui  humillada varias veces, y aún sig siéndolo por gente a quien amo, y por fortuna seguiré amando.

Me dolió muchísimo este año.

Pero aquí estoy. El final del año trajo miles de recompensas. Aún no ha terminado de cuajar mi salud, probablemente no lo haga todavía, fue una alerta de poner más atención en mis necesidades como persona...de fijarme mucho menos en las de los demás y concentrarme en mi. Trajo además dos amores eternos de vuelta en mi vida cotidiana. Qué más se puede pedir. Perdí un amor...lo perdí de la manera más vil y retorcida... pero gané dos. Dos de los que nuca he perdido. De los que sé qué significa el silencio y la ausencia, y de los que me han dado alas para ser quien soy.

Espero que este año que entra me traiga de nuevo ese amor perdido. El amor nunca se pierde.

Perdí tantos "amigos". Personas que en la vida cruzan y se hacen sentir porque necesitan, necesitan cosas...pero no están por ti. No es realmente por ti. Sino por ellos. Lo que gané fue a mis verdaderas amigas: de repente las vi en todo su valor e intensidad. En su inmensa presencia en mi vida. Las que siempre habían estado allí pero habían sido invisibilizadas por el ruido de las circunstancias. No tengo como agradecer la intensa presencia de Jadín, de Ana, de Libia, de Nurys. No fallaron ni en las peores circunstancias, ni en el centro mismo del huracán de mis demonios. A los que fallaron, qué más da, gracias por fallar. La vida es un eterno colador.

Este año fui cobarde y me traicioné. Me usé en mi contra. Me avergoncé de mi. Me escondí para ocultar verdades que temía enfrentar. Me metí en el closet de alguien y cómodamente me atrincheré ahí para destruirme. Y lo logré. Por fortuna la destrucción es la madre de la creación. Y este nuevo ser que va en oruga será mariposa.

Al sentirme desertada me replegué en mis hijos. Que alegría, qué amor y qué fortaleza. No hay nada que me haya hecho mejor y más fuerte que ser mamá. Mis hijos están dotados de toda la energía del universo y este año, por primera vez caí en sus brazos...mullida y protegida. Están ambos en camino de ser mis hermanos, como dice la loba. Cómo los amo y los necesito. Y me necesitan!

Amé mi trabajo como en mucho tiempo no lo hacía. Resignifiqué lo que era trabajar. Hice lo mejor que pude, y sin embargo salió muy muy muy mal. Fui amenazada, perseguida, acorralada, presionada, tergiversada, acusada, humillada publicamente. Y nada de eso me quitó un pelo de legitimidad. ¿No es eso lo suficientemente elocuente? Que alegría.

Fui lo peor. Lloré como nunca. Terminé en el psiquiatra (por fortuna, ahora lo adoro). Me vi en la inmunda.

Y hoy estoy feliz.

No le temo a vivir.


Mis deseos para todos en el 2013 son que hagan planes para que se les cumplan, pero que no le teman a que no lo hagan, seguramente la razón traerá mejores resultados de los que imaginaron.






miércoles, 26 de diciembre de 2012

Pudor y riqueza

Esta navidad fue movidita. De una ciudad para otra ida y vuelta, para cumplir compromisos de trabajo y de familia...pero todo salió bien al final. Pasé mis tres navidades: la de mi familia real (con mi papá), la de mi familia adoptiva (mis amigas mamás y sus hijos), la de mi familia aristócrata (con mi abuela). Ya con mi familia caribe hicimos una hermosa celebracioncita el miércoles pasado, a mi me encanta conmemorar la dicha de conocer a los que me rodean. La navidad y el día de acción de gracias son propicios...

Pues no hicimos nada raro, pero a la vez, cada vez que se toma distancia de algo, se va notando la particularidad de cada cosa. No pude evitar notar que mi familia real está más unida espiritualmente, la adversidad, la enfermedad, y el dolor, nos han hecho querernos sin pendejadas ni exageraciones...y eso me hizo sentir, y a mis hijos muy a gusto. Con mis amigas me encanta la sutileza de la relación... la naturalidad que no nos pide nada sino ser...

Pero con los aristócratas, cada vez me siento más distante. Sus valores y conversaciones además de parecerme completamente torpes e insulsas, me conmueven en su ceguera frente al mundo real. Yo sería como ellos si no hubiera escogido la vida que escogí! Es bonito tener un espejo en el cual mirar. Por supuesto que hay quienes se salvan...hay personas bellísimas y comprometidas en mi familia aristócrata. Pero los demás son unos aburrídisimos "gente de bien", entre los cuales una mosca en leche es un piropo. Agradecí infinitamente mi pelo fucsia, mi vestido rojo, mi gordura, mi diferencia. Soy una mosca en leche, una oveja negra. Y mi prima tenía razón, los ricos, por estúpidos, dan pena. No hay nada más tonto que ver a un rico defendiéndose de que no lo es porque trabaja. Amo a los que amo, pero por los demás siento un profundo pesar...porque la pobreza mental es la peor, y es proporcional a la riqueza.

El punto no era si somos ricos o pobres. En COlombia, todos los que ganemos más de 1000 euros al mes, somos ricos. PUNTO. El que no lo ve porque no lo quiere ver, pertenece al peor tipo de rico. Al que ninguna de las oportunidades exageradas que tuvieron, ni ninguno de los privilegios, le sirvió para ser mejor persona. Allí con los de los desfalcos a la bolsa, al erario público, y al país...les pertenece un lugar en el infierno de los ricos.

A los ricos pobres como yo, la vida nos ha salido muy requetemuy bonita. En amores, proivilegios y aprendizajes. Yo soy multimillonaria en cosas inmateriales. Y afortunada y acomodada en las materiales. QUe suerte. Que responsabilidad.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Poema favorito



CANCIÓN DE LA VIDA PROFUNDA
Porfirio Barba Jacob



El hombre es una cosa vana, variable y ondeante...MONTAIGNE


Hay días en que somos tan móviles, tan móviles,
como las leves briznas al viento y al azar.
Tal vez bajo otro cielo la Gloria nos sonríe.
La vida es clara, undívaga, y abierta como un mar.

Y hay días en que somos tan fértiles, tan fértiles,
como en abril el campo, que tiembla de pasión:
bajo el influjo próvido de espirituales lluvias,
el alma está brotando florestas de ilusión.

Y hay días en que somos tan sórdidos, tan sórdidos,
como la entraña obscura de oscuro pedernal:
la noche nos sorprende, con sus profusas lámparas,
en rútiles monedas tasando el Bien y el Mal.

Y hay días en que somos tan plácidos, tan plácidos...
(¡niñez en el crepúsculo! ¡Lagunas de zafir!)
que un verso, un trino, un monte, un pájaro que cruza,
y hasta las propias penas nos hacen sonreír.

Y hay días en que somos tan lúbricos, tan lúbricos,
que nos depara en vano su carne la mujer:
tras de ceñir un talle y acariciar un seno,
la redondez de un fruto nos vuelve a estremecer.

Y hay días en que somos tan lúgubres, tan lúgubres,
como en las noches lúgubres el llanto del pinar.
El alma gime entonces bajo el dolor del mundo,
y acaso ni Dios mismo nos puede consolar.

Mas hay también ¡Oh Tierra! un día... un día... un día...
en que levamos anclas para jamás volver...
Un día en que discurren vientos ineluctables
¡un día en que ya nadie nos puede retener!

martes, 18 de diciembre de 2012

Navidades

Ayer hicimos la novena de niños en la casa de Getsemaní. Vinieron 25 vecinitos de las CAlle Lomba y el CAllejón ANgosto. Rosario, ROdrigo y Juliana cocinaron toda la tarde y pintaron galletas de navidad. Como los niños asisten a diversas novenas, no era una cosa de DARLES comida y dulces, sino más bien de compartir. LEímos, reflexionamos sobre por qué estábamos aquí, y comimos galletas con leche.

Nos falta tanto! Los niños que nos rodean, moldeados por sus circunstancias, son bellísimos. CUando pueden son dulces y amorosos. Pero su realidad los ha hecho duros y conflictivos la mayoría del tiempo. INdigandos por las reglas, expresan sus caos emocionales internos con el miedo que les da a ser vistos, a equivocarse en público, a no ser siempre y a como de lugar los primeros.

Yo los invito, a través del ejemplo (más) ylas palabras (menos, porque par ellos la palabra no tienen elmismo valor del grito) a que piensen en quiénes son y sobre todo quiénes quieren ser. Y eso se materializa en cómo actúan. LOs invité a pensar por que se empujan cuando de coger una galleta que alcanza ampliamente se trata. POr que para leer la novena se tienen que rapar el librito, y "colarse" en la fila de lectores. POr que no pueden escuchar y disfrutar el ser escuchados...

Y pienso en sus adultos. EN este caso son los niños los dueños de sus adultos...su herencia.

LEs recordé que vivían en el lugar más bellos del mundo, en el barrio más perfecto y maravilloso. QUe debíamos, todos, cuidarlo y preservarlo apra nosotros, no para ser vistos por los turistas...Les recordé que la NAvidad no es de un dios lejando que nació ahace miles de años, sino un pretexto para que juntos nos sentemos a estar juntos, a disfrutarnos, y cantar y reirnos...


Me duele que los niños ya no sepan divertirse. Que pelear sea la norma. Que el golpe y la mirada maluca que tanto temí de pequeña sean los lenguajes que se utilizan ENTRE ELLOS e su presente. QUe los adultos hayan modelado esto qeu somos.

Pero les di mucha esperanza. POr que lo que no enseñan NO es lo que somos. Ni siquiera lo que nos modelan e imitamos sin darnos cuenta. SI nos esforzamos, somos lo que somos, sólo que hay que buscar. Hay que buscar en lo profundo de lo que queremos ser y luchar por serlo desde ya, no en el futuro. SIempre me repito que los niños NO SON el futuro del mundo, son su presente.

PAsaron cosas bellísimas, como que un niño pidio de gracia al niño dios que les preservara l aalegría. Es tal vez el rasgo costeño que más adoro. Otro pelao muy bello bailaba salsa maravillosamente mientras yo cantaba los villancicos. Era un swing que le salía ppor el cuerpo, sin importar el ritmo que se tocara. Me gustó que a pesar de que terminó tarde, cuando las mamás se asomaban a llamarlos y veían que estaban conmigo, les daban ´permiso para salir mas tarde. ME gusta ser un actor importante para esos niños. NO porque yo sea mejor o peor. SImplemente porque soy diferente. Y creo que eso, la diferencia, lo que más me ha educado. Lo que ha significado la palabra respeto en mi cabeza, y lo que me ha permitido adpatarme enriquecerme de otras experiencias culturales sin perder mi esencia.

CAda vez menos intento cambiar a nadie, solo a ROsi y a ROdri. Trato de que tengan una actitud de riqueza y austeridad. NO se si me entiendan. La riqueza y plenitud de su vida, construida justamente no a partir de los objetos que poseen sino de los caracteres de quienes son. La determinación de existir por las propias reglas, y la libertad y dificultad inherente a cosntruirlas.

Me gustó la novena. Me dolió un poco también. Esta lógica de la obediencia, en el amrco de la desconfianza hace que los niños pierdan su inocencia, su generosidad innata. Pero los niños, en sus ojos brillantes se ve, entienden. Y si se les permite, pueden reaprender. HAy futuro para el presente.


lunes, 17 de diciembre de 2012

Es muy fácil

Es tan fácil declararlo culpable. Tan fácil pensar que el asesino es un monstruo enfermo y sin corazón por cuyas venas no corre sangre sino odio.

Yo no creo.

Creo que es un adolescente, como somos todos. Con unos mecanismos de autocontrol poco desarrollados. Como los tenemos todos. Lo que sí creo que lo hace diferente es su alta sensibilidad a los dolores del mundo. Cargaba con él tanto dolor y tanto miedo...

Tampoco quiero decir que es normal. Tal vez será mejor decir que percibo que está normalizado. Que no es lo mismo. Vivimos en una sociedad muy enferma, y de repente, alguien se sale de madre y prueba lo difícil que es vivir entre nosotros matándose después de masacrar 20 preescolares y su profesora, y nos hacemos todos los tontos.

Se hacen los tontos los que se burlaron de el por no ser "igual a ellos" en el preescolar. Se hacen los tontos los padres que lo compararon con su hermano "exitoso" por conseguir un buen puesto. Se hacen los tontos los vecinos de esos que viven en "vecindarios perfectos" solo dignos de series como "desperate Housewives". Se hacen los tontos los vendedores de comida de mentiras. Se hacen los tontos los productores de juegos de video. Se hacen los tontos los que construyen las autopistas sin puentes peatonales tan característicos de la sociedad estadounidense. Se ahcen los tontos los que construyen el status unívocamente. Para quienes las belleza es solo una. O la amistad. O el amor.

El problema es creer que hay una forma correcta de vivir la vida. UN fascismo extremo que nos caracteriza como sociedad contemporánea y les exige a los diferentes igualarse. Pero sin referentes de igualarse a qué, o a quién. Sin padres en la casa. Con referentes de modas y tonterias televisivas....

EN fin...

SOmos lo que somos. No hay un culpable. MAs bien usemos esto para pensar si esto es lo que queremos ser y si no podemos hacer nada.

viernes, 14 de diciembre de 2012

Intentos de ficción

Entró por la puerta con esa mirada diciente y reveladora. Las comisuras de sus labios se arqueaban con picardía. El brillo de su semblante revelaba más de lo que ella hubiera deseado.

Deseaba. Era cierto. Había olvidado el sabor intenso del deseo. En medio de la franca desvergüenza que había caracterizado su encuentro, descubría que la vida se alojaba en el intersticio entre pasión y deseo; ese límite aciago.

A pesar del tiempo y de las múltiples circunstancias que impedían certezas, habían creado una especie de mito fundante que les permitía reconstruir con palabras, miradas y tactos, toda la estructura de su relación. Entre más imposible más cierta. Entre más impertinente, más afanosa. Entre menos moral, más espiritual.


miércoles, 12 de diciembre de 2012

12-12-2012

Estoy viva en este día increible. Todo lo puedo. Vivo en el paraíso. Soy el capitán de mi alma. Nada me falta.


lunes, 10 de diciembre de 2012

Profundizando sobre mi concepción del amor

quede con ganas de escribir pero ante esta hoja abierta confieso que no se qué poner. a veces el impulso de escribir es una urgencia, una parte de mi que grita que necesitare algun dia releerme. pero no suelo acerlo sino de inmediato como si asi mejor me entendiera...

He temblado de amor. Recuerdo con intensidad ganar y perder el amor. Tenerlo. Sentirlo. Para mi el amor tiene una especie de corporalidad, una ubicuidad en el tacto, los ojos, las palabras dichas, el tono de la voz, el gesto. Tal vez sea por eso que amo a Kundera. Amo su escena del breve instante en el que ella se voltea y levanta la mano...nada de eso se transmite en el mundo virtual... Tal vez sea eso lo que me obliga a dejar a mis amigos sin noticias tantas veces...a los que desde la distancia me buscan, se preocupan y se ofuscan por mi manera de desaparecer...o de parecer ausente, SIEMPRE sin estarlo.

Me he dado cuenta que en mi mundo amar es no ser traicionado. Traición es tan difícil de definir... es una suerte de lealtad gratuita que te debe quien te ama de amarte como venís, en el paquete que sos...pero entiendo que hay extremos que no se pueden tocar, y me confundo...porque para mi confiar es confiar en que por más equivocado que alguien esté siempre será amado... SIEMPRE. Sin grises.

Amo a mi hija. Hoy lloré con una intensidad extrema. Lloré por poder dotarla de las alas que la lleven a buscar su destino así sea lejos de mi por un tiempo. Era un llanto profundo de alegría y tristeza desgarradora, verdadera, llena de coraje. El amor no te prueba. Siempre sabes qué hacer cuando estás enamorado. Y yo soy tremendamente enamoradiza, de quien me enamoro, no me desenamoro jamás. JAMÁS.

Quedo allí como suspendida.

Quedo a merced de su felicidad y tantas veces su felicidad implica pérdida que ya me he acostumbrado a esa naturaleza extraña y dolorosa de la libertad humana. Una libertad que estoy aprendiendo a no tomar personal sino más bien, a construir en el otro, sin dejar mis deseos y mi ego influyan tanto. No se les puede aislar del todo. Pero cada vez mejor logro el silencio.

Saberse amado. La luz es saberse amado. Amado a pesar de todo. Saber que a pesar de que hayas cometido por décimosegunda vez el mismo crimen, no te perderán.

Tal vez nadie me entienda. Tal vez todos los lectores.

Una vez le dediqué a mi primer novio una cita, algo así (de la Rochefoucauld):
"el amor del alma, el amor verdadero, es el que espera la felicidad del otro aún a costa de la propia felicidad".

Y me lo he tomado tan en serio. Pero ya no creo estar dispuesta a ceder mi felicidad. Cederé ante todo y todos...cederé a gritos. Pero no la felicidad. No la mía...que está en los ojos de los que amo. En sus manos que acarician, en abrazos que apapachan y dan protección. Las manos amorosas de mis amigos que saben que sólo se dormir acompañada, no por sexo, sino por consentimiento, por anudar mi respiración a la de otro para así soñar.

Respiro.

Amor es desear con todas las fuerzas del corazón el bienestar de alguien, y lograrlo así fuera con ausencias. El amor verdadero no se repone, no se pierde, no se exorcisa, no se va. No tiene, no posee, no altera, no abandona....

No me entiendo...

Pero amo. Amo a los que amo. Y a los que he dicho amar, honro mi palabra.

hoy me siento débil

He estado un poco sensible. Aunque me siento profundamente feliz. Es dificil de explicar, pero la felicidad no siempre viene empaquetada en alegría. La vida es profundamente nostálgica: por lo que pudo ser, por lo que debió ser, por lo que fue, por lo que perdimos, por lo que no arriesgamos, por lo que arriesgamos y perdimos...en fin...vivir en sí da nostalgia si se ha vivido, como yo, sin miedo.

El 2013 me trajo ayer un regalo inesperado. Doloroso. Ayer en el aeropuerto, cuando recogí a mis hijos vi transfigurado en dolor el rostro de mi la mujer más importante de mi vida: mi hija. SOnreía pero se le veía tan imposiblemente triste. Se alegraba de verme, intentaba prender su lucecita... pero el dolor la desgarraba en silencio y yo lo sabía.

QUiere estar con su hermano menor más tiempo. Así no lo diga lo se. Y se lo concederé. En el amor verdadero no hay orgullo, ni ganas de ganar batallas. SOlo querés que el otro sea lo más feliz que pueda siempre, a pesar tuyo o de lo que sea. A pesar tuyo o de lo que sea.

La felicidad radica en que me amo a mi misma por tener la madurez de quererla con el amor carente de ego con el que la amo. Me siento orgullosa porque no ha sido fácil de construir.

martes, 4 de diciembre de 2012

3 balazos

Alguien le había pegado un tiro. Estaba tendida boca abajo, gritándole con todas sus fuerzas a un silencio negro que no dejaba oir su voz. Creía abrir la boca pero no podía moverse. Ni los labios, ni la garganta, ni las manos, ni las piernas seguían las órdenes de su cerebro. De repente sintió volar, y el mundo dio un giro sobre su eje sin que su cuerpo lo percibiera más allá de los ojos. Alguien había tocado su cuerpo inerte y lo había volteado para corroborar su muerte. LA sorpresa en los ojos de ambos fue encontrarse. Viva pero inmóvil. Cuadraplégica.

Después de 15 años de rehabilitación, caminaba, comía sola y hasta bailaba. Aún quedaban rastros de su parálisis facial y sus movimientos eran poco fluidos. Pero era capaz de ser feliz de nuevo. Comenzaba a vivir aún a pesar de sus limitaciones. Se casó, tuvo dos hijos.

Estaba en el jardín. De repente una pelea, dos tiros...de nuevo, uno la atravesó. Cayó de bruces. Esta vez sí se volteo aunque el olor y la desgracia le recordaron la primera vez. Entro en shock. Se despertó en una sala de cuidados intensivos. La bala casi la había desangrado. Había recibido dos transfusiones de sangre. Estaba viva.

Hace 24 horas volvió a recibir un disparo. Está hospitalizada, viva aún. Sus hijos lejos, ignoran la situación. Ignoran sus dudas sobre la vida. Cómo puede alguien desafiar la muerte tantas veces? El cuerpo maniatado, destruido en el intento, aún lucha por más.

Que será mañana?